martes, 8 de octubre de 2013

Mujer demanda a Costa Rica ante la CIDH por negarle aborto terapéutico

En agosto de 2013, una valiente mujer constarricense demandó a su país ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Lo hizo porque Costa Rica le negó la posibilidad de que ella se hiciera un aborto terapeútico.

Ella tiene 32 años, usa el seudónimo de Aurora y mantiene su nombre en privacidad para evitar los ataques de la prensa y la jerarquía católica. Aurora contó con el apoyo del Centro de Derechos y la Colectiva por el Derecho a Decidir de Costa Rica.

Ella salió embarazada, pero a las doce semanas, los médicos le informaron que el feto sufría del síndrome de "abdomen pared". Esto significa que el feto tenía abierta la pared abdominal y expuestos el corazón, el hígado y los intestinos.

El feto no tendría ninguna posibilidad de sobrevivir después del parto. Moriría a los pocos minutos. Aurora pidió que le permitieran hacerse un aborto terapéutico, pero el Estado costarricense se lo negó. La obligaron a concluir el embarazo, a pesar de que el feto no sobreviviría.

Ahora ella lo demanda ante la CIDH. Desde acá le deseamos a Aurora el mayor de los éxitos.

La CIDH no es santa de mi devoción. Este organismo fue el mismo que saludó al dictador Pedro Carmona durante el breve golpe de estado en Venezuela en el año 2002. Más de una década después la CIDH sigue sin explicar por qué lo hizo y tampoco ha ofrecido al pueblo venezolano por el detallazo de ser la única institución interamericana que reconoció a los golpistas. Sin duda, esa organización necesita una profunda reforma interna para recuperar un mínimo de respeto y legitimidad ante las naciones latinoamericanas y caribeñas.

Si quieres más información, revisa las notas de La Nación y Nodal