domingo, 3 de noviembre de 2013

¿Qué le pasó al ministro de defensa de Uruguay?

En Uruguay gobierna el Frente Amplio, una coalición de partidos y movimientos de izquierda creada por el general Liber Seregni. Llegó al poder con Tabaré Vasquez en 2005 y se mantiene ahora con nuestro querido Pepe Mujica.

Uruguay está dando lecciones a América Latina y al mundo. En 2013 legalizaron el aborto, reconocieron los derechos de las familias gays y lesbianas y en el parlamento avanza un proyecto de legalización de la marihuana.

Ajá ¿y qué pasó con el ministro?
El cuento es que recientemente el ministro de defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, dio una entrevista a la revista Caras y Caretas ¿Qué dijo?

La izquierda “está discutiendo la nueva agenda de derechos, que los homosexuales se puedan casar y cosas así. ¡Dejate de joder, hermano! Esa agenda la hacen Estados Unidos y la socialdemocracia europea, que inventaron ese radicalismo con las mujeres, los homosexuales, esto y aquello para no hablar de lo que importa realmente. Esa agenda no jode a nadie y somos tan giles que no lo vemos. El problema no está en si los homosexuales sí o los homosexuales no. El problema está entre los homosexuales ricos y los homosexuales pobres. Los homosexuales ricos no tienen ningún problema, nabo, no tienen ningún problema. El problema está en que hay ricos y pobres. Acá lo que pasa es que se olvidaron de la lucha de clases. ¡De la lucha de clases nada menos!”.

Lo único que le faltó a Huidobro fue decir que los maricos éramos una desviación pequeño burguesa. Si lo hubiese dicho, creo que le habría costado el cargo.

¿Porqué no te callas, Huidobro?
Provoca llamar al chacal de la trompeta para gritarle a este ministro FUEEERAAA.

El machismo y la homofobia son dos antivalores recurrentes entre los militantes de la izquierda latinocamericana y caribeña. Durante los años 60 y 70 estos compañeros decían que las demandas de las mujeres, los ecologistas, etc. diluían la energía y olvidaban la pelea principal contra el sistema capitalista.

En esa época, la izquierda decía que la homosexualidad era una desviación pequeño burguesa. No es de gratis. Es parte del legado de Stalin en la Unión Soviética y todavía hay algún cavernícola que saca esas ideas del baúl de los recuerdos.

Corderos contestatarios
Nuestrxs compas de las Ovejas Negras protestaron este "desliz" de Huidobro e inmediatamente sacaron un comunicado condenando las declaraciones. Qué diferencia con las organizaciones LGBTI caraqueñas y su concierto de grillos.

Acá unos párrafos: “El Ministro plantea una falsa oposición entre estos derechos y la lucha de clases, pero el combate a la pobreza –por más justo que sea- no ataca las raíces de la discriminación. La homofobia, lesbofobia y transfobia, al igual que la violencia de género, reafirman las barreras socioeconómicas. Lamentamos profundamente estas afirmaciones arcaicas, llenas de desprecio por el trabajo colectivo de los movimientos sociales, que emergen sin dudas de una forma de ver el mundo machista y homofóbica”.

Por expresiones como las de Huidobro, en América Latina algunxs diferencian entre la vieja y la nueva izquierda. La vieja defendía los grandes temas de propiedad de los medios de producción, la superestructura, la plusvalía, etc. La nueva izquierda introduce demandas concretas de las feministas, sexodiversos, ecologistas, indígenas, pro respeto animal, pro legalización de la droga, pro eutanasia.

Los más jóvenes llaman "dinosaurios" a los compas de los años 60 y 70. Es paja. Dieron su lucha en una época difícil, la Guerra Fría, con muchas dictaduras proestadounidenses en el continente. Es muy cómodo descalificarlos, pero leyendo declaraciones como las del ministro de defensa uruguayo, se me viene a la mente la película de Parque Jurásico. Lo siento Huidobro, tú no ayudas.

Si quieres más detalles, lee esta nota de El Observador de Uruguay