jueves, 2 de febrero de 2017

Poema de Homero Aridjis

A Betty

Y Dios creó las grandes ballenas
allá en Laguna San Ignacio,
y cada criatura que se mueve
en los muslos sombreados del agua.

Y creó al delfín y al lobo marino,
a la garza azul y a la tortuga verde,
al pelícano blanco, al águila real
y al cormorán de doble cresta.

Y Dios dijo a las ballenas:
"Fructificad y multiplicaos
en actos de amor que sean
visibles desde la superficie

sólo por una burbuja,
por una aleta ladeada,
asida la hembra debajo
por el largo pene prensil;

que no hay mayor esplendor del gris
que cuando la luz lo platea.
Su respiración profunda
es una exhalación".

Y Dios vio que era bueno
que las ballenas se amaran
y jugaran con sus crías
en la laguna mágica.

Y Dios dijo:
"Siete ballenas juntas
hacen una procesión.
Cien hacen un amanecer".

Y las ballenas salieron
a atisbar a Dios entre
las estrías danzantes de las aguas.
Y Dios fue visto por el ojo de una ballena.

Y las ballenas llenaron
los mares de la tierra.
Y fue la tarde y la mañana
del quinto día.

***

Me encantó este poema de Homero Aridjis. Lo encontré por internet hace años. Supe de Homero gracias a mi profesor de periodismo cultural Rubén Witzosky.

Homero Aridjis nació en Michoacán en 1940. Estudió periodismo. Se formó en el taller literario de Juan José Arreola. Es uno de los escritores más prolíficos de México.

En 1985 Homero co-fundó el Grupo de los Cien, una organización ecologista integrada por artistas e intelectuales comprometidos en la defensa de la naturaleza.

Homero es un luchador incansable por la conservación de los bosques, las tortugas marinas y ballenas, y se opone al tráfico de animales.