domingo, 20 de diciembre de 2015

Las cosas que me gustan


Esta fue de una de las primeras cosas que escribí en mi primera etapa de bloguero, por allá por el año 2006. Estas son las cosas que me gustaba en esa época. Una década después, me siguen gustando casi todas las cosas que menciono en esta lista.

¿Cuáles son las nuevas cosas que me gustan? Tarea pendiente. Cuando lo escriba lo publico en mi muelle.
***

Me gusta caminar descalzo. En mi casa estoy casi todo el día sin medias. Me gusta esa sensación. Una amiga de la casa, que es terapeuta, nos explicaba que esa es una manera sencilla de “hacer tierra” y descargar energías pesadas.

Efectivamente estamos llenos de energía. La estática es sólo un ejemplo visible de ella. Pero también los aparatos eléctricos. Varias veces me ha pasado que agarro un equipo y me da un corrientazo.

También me gusta leer. Adoro los libros. Mi casa está llena de libros, nuevos, usados, de mis padres, de la universidad. Me encanta la idea de encontrar un buen libro que me acompañe por unos días.

Me gustan las margaritas. Son mi flor favorita. Son sencillas, frescas, hermosas, silvestres. Cuando mis finanzas me lo permiten y tengo la oportunidad de pasar por un puesto que venda flores, me gusta comprar un ramo de margaritas y llevar a mi lugar de trabajo, tener en mi cuarto, colocar en la sala.

Me gusta ver las estrellas. Me encantan las noches estrelladas, los cielos despejados donde se pueden ver muchos puntos de luz a pesar de la contaminación lumínica de las ciudades.

Cuando estoy enamorado me gusta dormir sintiendo el cuerpo de la otra persona. A ver si me explico. ¿Han leído la novela Gabriela, clavo y canela del escritor brasileño Jorge Amado? Hay una parte que describe a Gabriela durmiendo en su cama con el árabe, la luz de la luna entraba por la ventana y el árabe dormía con su rodilla y su muslo apoyados en una nalga de Gabriela. Esa imagen me encanta. Y así me gusta dormir cuando estoy enamorado. No pegados, ni abrazados (abrazados es muy rico, pero por un ratico solamente). Me gusta dormir con mi pareja sintiendo el contacto, con una parte de él descansando sobre mí, su brazo sobre mi pecho, su mano sobre mi espalda, sus muslos sobre mis nalgas, nuestros pies enrollados.

Me gustan las cosas sencillas. Me gustan las fuentes, los sitios con agua, las plazas, los parques, el color de la grama después de llover. Me gusta jugar con mis perros, echarme al piso con ellos, que se me tiren encima, me laman, me muerdan.

Adoro los zapatos de tela. En una época de mi vida me sentía grande e invencible cuando usaba zapatos de tela.

No me gustan los regalos costosos. El mejor presente que alguien me puede hacer es un marcalibro que hable de esa persona. O una postal. Yo adoro los marcalibros, los colecciono y los uso.

Sueño con ser padre. Tener hijos. Ser abuelo. Estar rodeado de nietos y narrarles cuentos los domingos debajo del naranjo de la casa, en el patio, sentados en la grama.

Esas son algunas de las cosas que me gustan.