lunes, 1 de septiembre de 2014

"No le pido permiso para ser homosexual. Nací así, Dios me hizo así"


La diversidad sexual y la religión no han tenido una buena relación en nuestras sociedades. Hoy comparto la carta de un exsacerdote católico al Papa Francisco. Se trata de Andrés Gioeni, él colgó sus hábitos y asumió públicamente su homosexualidad.

La carta es brutal. Andrés logra plasmar el sentimiento de miles, quizás millones de católicos en el mundo, que no sentimos que nuestra sexualidad esté reñida con nuestra fe. En una parte Andrés le dice: "¿será usted (Papa Francisco) quien le recuerde al mundo que estos “nuevos indios perezosos” (LGBT) también tenemos alma?". Me encantó.

Acá el texto completo.



Carta al Papa Francisco de exsacerdote católico gay
Admirado y Estimado Francisco:
¡Paz y bien! Hace poco más de un mes me atrevía a escribirle con respeto y admiración.

Y una vez más estoy aquí, igual de atrevido, con el mismo respeto y la misma admiración. Pero ahora con la actitud del amigo insistente del Evangelio (Lc 11,5-12), o como la viuda fastidiosa con el juez (Lc 18,1-8), haciendo caso de las palabras de Jesús: “Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá” (Mt 7,7). O como repetía mi abuela: “persevera y triunfarás”.

Entiendo que su ministerio está plagado de misiones y acciones y hay muchas cosas más urgentes que responder cartas. Entre ellas el grito por la Paz que elevamos todos al unísono esperando sea escuchado. Pero aquella carta que le envié se replicó por tantos lugares, y en tantos corazones se abrió una esperanza, que no puedo dejar de pedirle una devolución de su parte.

A partir de ella llovieron infinidad de hermosos mensajes, apoyo, agradecimiento y pedidos, algunos desesperados. Y me percaté de que hay un universo mucho mayor de fieles creyentes (incluso sacerdotes, seminaristas, religiosos, religiosas y laicos) que se encuentran en la búsqueda de una respuesta que satisfaga sus inquietudes espirituales.

No le estoy pidiendo que cambie hoy las palabras del Catecismo, no le estoy pidiendo que diluya el Evangelio, no le estoy pidiendo que no ejerza su ministerio de ser Custodio de la Verdad.

Le pido simplemente, con humildad, que incentive, estimule, promueva y acompañe a aquellos teólogos que se atreven a profundizar en la Teología moral sexual acerca del lugar y la experiencia de la persona homosexual. Los estudios, el diálogo, las discusiones, el consenso, la Verdad misma, serán quienes decidan el tiempo y el modo de dar a luz.

Muchas personas, no sin buena voluntad, queriendo adelantarse a su respuesta han aventurado varias afirmaciones: que el Catecismo de la Iglesia ya tiene la visión eclesial que estoy reclamando; que no tenemos porqué pedirle cambios a la Iglesia; que la Biblia es muy clara al respecto; que Dios se ha manifestado en la Naturaleza.

Permítame el disenso, pero es que desde allí siguen surgiendo más y más preguntas:

¿No es verdad lo que enseñan en el Seminario que todo Catecismo necesita renovarse y adaptarse al contexto cultural del aquí y el ahora? ¿No son necesarios los cambios en la Iglesia, también en lo doctrinal?

¿No es verdad que la Palabra es Viva y sigue creciendo para dar respuesta a nuevas preguntas?

Si la Biblia es tan clara al respecto y en ningún pasaje del Evangelio Jesús habla de la homosexualidad ¿por qué hay tantos teólogos, incluso comunidades eclesiales, que se están animando a llegar a lecturas despojadas de preconceptos y apoyan y aprueban el amor entre personas de un mismo sexo?

Si decimos que la Naturaleza es rica, insondable, inabarcable y todavía seguimos conociéndola y comprendiéndola (a través de la Ciencia, la Religión, la Filosofía, las Artes…) ¿cómo nos animamos a afirmar que hay pecados contra ella, si todavía no terminamos de vislumbrarla? Perdone que sea reiterativo, y una vez más recuerde cómo le fue a Galileo con su teoría heliocéntrica y el pasaje de Josué (Jos 10,12-14). ¿recuerda cuando los religiosos discutían acerca de la evangelización de América Latina y decían que “los indios perezosos no tienen alma”? La historia les pasó factura, aún cuando en aquella época estaban tan aferrados a sus argumentos.

Preguntas y más preguntas, que buscan la Verdad que nos hace libres. Preguntas que sólo el avance y la evolución en el conocimiento y el amor irán respondiendo a la humanidad.

Muchos me han malinterpretado. No le pido permiso para ser homosexual y obrar en consecuencia. Nací así, Dios me hizo así. Y aunque me costó mucho dolor y sufrimiento reconocerlo, hoy estoy orgulloso de ese calvario, de aquella cruz que me liberó y que me brindó la posibilidad de decir: “Soy lo que soy”. Ya hace casi diez años que convivo junto a mi pareja, nos amamos, tenemos proyectos en común, estamos abiertos a la Vida, y cuando podemos, hacemos el Bien. En resumen, somos personas.

También asumo lo que “hasta ahora” me responde la Religión. Por eso, ni comulgo ni me confieso, ni mucho menos ejerzo el Sacerdocio, aquel sacramento que recibí de una vez y para siempre. Pero entiendo que hay muchos hermanos míos que se animan a acceder a estos beneficios en mi misma situación. Los respeto, los comprendo y no los juzgo. Quiero entender que la Fe mueve montañas. O, como afirma la primera encíclica de su pontificado, “la fe es capaz de iluminar toda la existencia del hombre”.

Por eso insisto, por la fe de muchos fieles homosexuales que siguen profesando y queriendo abrazar su religión. Insisto y le pido que, como el Buen Pastor, deje de lado a las 99 ovejas y salga a buscarnos. No estamos lejos, algunos dentro del corral y otros afuera. Escuche nuestros balidos, algunos débiles e imperceptibles, otros fuertes y prepotentes como rugidos de león.

Cuando en su Seminario estudiaba Historia de la Iglesia ¿no admiraba a aquellos Santos que pasaron a la Historia por romper los paradigmas de su época? Es un desafío que hoy el mundo le pone a sus pies. Cientos de ciudades debaten hoy los derechos homosexuales, varias de ellas con sangre derramada y posturas encontradas. ¿Será usted quien desde la religión dé el primer puntapié para este giro copernicano? ¿será usted quien le recuerde al mundo que estos “nuevos indios perezosos” también tenemos alma?

Elogiable tarea la suya, encomendada por Dios, a través de sus hermanos Cardenales que le confiaron esa misión. Para eso cuenta con la Gracia y con la energía de miles y miles de humanos que lo acompañamos desde la oración.

Andrés Gioeni, otro hijo de Dios.