jueves, 24 de abril de 2014

Roto

Agosto 2008

Como un juguete roto,
quebrado, astillado,
descompuesto, dañado,
así me siento.

A veces me pregunto si hay heridas que nunca sanan.

El dolor sirve, es útil. Te indica cuándo algo no está bien. Te duele una muela y vas al odontólogo. Te duele la espalda y vas al médico. Te duele el pecho y vas al cardiólogo.

Todavía me duele el corazón. Sigue roto. Sigue dañado. Han pasado varios años y todavía duele. Pensé que ya estaba listo para enamorarme de nuevo, atreverme, lanzarme al agua, pero no pude. No puedo, todavía no, todavía duele. ¿Algún día dejará de doler? ¿Cómo se arregla un corazón roto? ¿Cómo se repara? ¿solo o acompañado? ¿Puede sanar? ¿Hay heridas que no sanan? ¿Las mías sanarán?