martes, 15 de julio de 2014

Mi activismo desde el periodismo


El activismo en mi vida (IV de V)

En la nota anterior explicaba cómo he logrado combinar el activismo y el periodismo. Hoy quiero contarte algunas de las cosas que he hecho y de las que me siento muy orgulloso. Me disculpo de antemano si sueno pedante. No es mi intención.


1
Comienzo con mi tesis de pregrado. En 2004 escribí una historia de las publicaciones LGBT que se habían hecho en Venezuela. Fue un estudio pionero en el país. Una década después sigo creyendo que fue tremenda investigación. ¿Quieres conocer la historia de las organizaciones LGBT venezolanas desde 1980 hasta el año 2001? Tienes que leer mi tesis.


2
Un problema estructural de varias organizaciones comunitarias es su incapacidad para promocionar y llevar un registro de lo que hacen. Con frecuencia preparan actividades y nadie se entera, y luego de que pasan, no conservan ningún registro de lo que hicieron, no escriben una reseña. Nada.

Por ello, me siento muy orgulloso de mi aporte a las publicaciones de Ases de Venezuela en mis años universitarios. Ellos fueron muy pacientes conmigo. Yo fui descubriendo los programas de diseño con sus trabajos. Lowing se encargaba de los textos, yo los revisaba y los diagramaba. Los boletines quedaron muy bonitos, con un diseño limpio y sabroso de leer.

Varios años después, en la fundación y en la oficina monté unos proyectos editoriales buenísimos, gracias a todo lo que aprendí diagramando las publicaciones de Ases y del Observatorio de Medios de Venezuela.

Por último, he echado una mano al momento de hacer las notas de prensa de algunos eventos. ¿Las que más recuerdo? Las que convocaban a la caminata por el Día Mundial de la lucha contra el Sida en 2001, las segundas jornadas de la diversidad sexual de la UCV en el 2004 o la primera marcha por la diversidad sexual de Venezuela en el 2001.


3
En todos los medios donde he trabajado he logrado incluir las demandas LGBT en la agenda. Pude hacerlo en el diario, en la radio y en la televisora.

La experiencia más difícil fue en la televisora latinoamericana. Cuando llegué había unos directivos que decían que no iban a sacar nada de maricos en pantalla. Afortunadamente, cambiaron a los jefes y los nuevos fueron muy receptivos con el tema. Arriba puedes ver uno de los programas que produje sobre diversidad sexual.


4
Una nota curiosa. Cuando trabajé en el diario, logré publicar el asesinato de varias transexuales en la Avenida Libertador de Caracas. Sin embargo, cada nota que salía generaba una ola de cartas de lectores cristianos indignados. Ellos afirmaban que el diario estaba promoviendo la homosexualidad. Imagínense, cubrir un crimen de odio era promover la homosexualidad.


En ese tiempo, el diario no recibió ni una carta de lectores o grupos LGBT comentando las notas que salían sobre el tema. Ni una. Creo que allí seguimos perdiendo la batalla en los medios.

También en el diario hice varios reportajes sobre la homofobia en los cuerpos policiales, el origen del día del orgullo LGBT, entre otros. Acá puedes leer algunos. "La homofobia lleva uniforme policial"


5
Hubo una época en que los organizadores del orgullo LGBT de Caracas no divulgaban nada de su programación. Absurdo pero cierto. Allí estaba el que yo llamo "El nefasto". Este personaje creía que mientras más secretismo, más poder tenía. Bruto, el muchacho.

El cuento es que hacía falta reunir en un solo espacio la mayor cantidad de actividades programadas en el mes del orgullo PARA QUE LA GENTE SE ENTERARA. Por dos años consecutivos hice un cronograma con la información que lograba recolectar antes del primero de junio.


La gente fue muy receptiva. Fue un trabajo muy bonito. Al cronograma lo acompañé con datos de interés del movimiento LGBT venezolano y mundial. Fue tan exitosa la idea que hasta el nefasto terminó enviando sus actividades. Acá puedes leer los dos cronogramas.


6
Ahora en la radio tengo un programa sobre diversidad sexual en la Patria Grande. Se llama Latinodiversidad. Es un hermoso proyecto. Acá puedes escuchar las ediciones anteriores.

Además cada vez que hace falta incluir el tema de la diversidad sexual en otros programas, los compañeros de la emisora son muy receptivos.


7
Por último, me siento superorgulloso de haber participado en el equipo organizador de las Tertulias de la Diversidad Sexual de Caracas. Durante siete años creamos un espacio mágico donde la gente iba a hablar y escuchar a otros como ellas y ellos.
Escuché tantos testimonios hermosos, que es difícil escoger mi favorito. Me siento afortunado de haber participado, de haber creído en el proyecto y de echarle ganas hasta que el espacio se agotó.

Hasta acá mi balance. Me disculpo nuevamente por mi falta de modestia.