martes, 25 de marzo de 2014

Lola Méndez, la primera obrera transexual de la construcción y delegada sindical de América Latina


Ella desafía nuestros estereotipos ¿Te imaginas una mujer transexual que trabaje como obrera de la construcción? Ahora imagínate que esta obrera es electa por sus compañeros de trabajo como su delegada sindical. Bueno, esto ya pasó.


Les hablo de la uruguaya Lola Méndez. Ella obrera y delegada del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (Sunca). La historia de Lola se divulgó durante el Primer Congreso de personas trans del Uruguay.

Superando barreras
En una entrevista a la prensa, Lola llama a sus pares a "romper el molde" y derribar las barreras del machismo. Ella afirma que los trabajos manuales no deberían estar vetados para las mujeres transexuales.

Acá parte de sus palabras: "Debemos romper con el molde de que si sos trans tenés que estar divina todo el día, me gustaría que hubiera más chicas que sintieran el trabajo manual. La mentalidad de las trans debe evolucionar al siguiente nivel, ya que la mujer evolucionó del rol netamente femenino en el trabajo, no es solo enfermera o cuidadora, se dedicó a trabajar colgada del andamio y nosotros debemos de seguir ese ejemplo".

Ella hizo su transición cuando ya trabajaba como obrera. "Fue bastante duro cuando empecé; tuve que evolucionar de ser un chico bastante gay a empezar a mostrar mi identidad de género" Enfrentó el rechazo de varios jefes, despidos injustificados y la discriminación en sus trabajos.

Pero Lola no se cansó. No tiró la toalla. "El camino es largo pero me gané mi lugar en el sindicato, después hice cursos de seguridad e higiene, entre otros, y hoy soy una persona capacitada".

Hoy es la única trans en el sindicato y ha ayudado a cambiar la mentalidad de muchos de sus compañeros. Como saben, el gremio de la construcción es un área históricamente integrada por hombres.

Solo para reiterar el valor de su historia: Lola es la primera persona transexual en acceder a un cargo de delegada sindical en el continente. ¡Aplausos de pie!

Postdata
Se estima que en Uruguay hay entre 1.500 y 2.000 personas trans. Esta población es una de las más vulnerables ante la discriminación. Muchas y muchos abandonan sus estudios por la violencia que enfrentan diariamente, y no consiguen empleo. Por eso, la población trans presenta bajos niveles de escolaridad y dificultad para acceder al mercado laboral. En este contexto el trabajo sexual es para muchas la única manera de sobrevivir.

Las cifras son del informe "La identidad de género en las políticas sociales", presentado en el marco de la Semana de la Diversidad en septiembre de 2012.