jueves, 19 de diciembre de 2013

La carta de Hebe de Bonafini sobre la muerte de Videla


En mayo de 2013 murió el dictador argentino Jorge Rafael Videla. Él comenzó la dictadura más sangrienta del cono sur. Se estima que secuestraron, torturaron, desaparecieron y asesinaron a más de 30 mil personas entre opositores políticos, militantes de izquierda, etc.

Hebe de Bonafini, presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo escribió esta carta al conocer la muerte del tirano. Hoy quiero compartirla con ustedes
.......

Murió Videla. La noticia me paralizó. Inmediatamente empecé a pensar en mis hijos ¿Cómo podía pensar en otra cosa? La cabeza me daba vueltas, quería pensar en algo y nada. Pensaba en ellos y en las torturas a las que fueron sometidos. Veía sus caras gritando, pidiéndome, llamando a todos, como hicieron todos en los momentos más terribles, cuando estaban solos, en los momentos de mayor tortura.

Los medios me empezaron a llamar pero no tenía nada para decir. Sí sentí una gran angustia, un gran dolor que me atravesaba por todos lados. No podía pensar en otra cosa. No estaba contenta porque había muerto. No me podía poner contenta pensando en todo lo que nos había hecho. Pensé en todas las Madres, en tanto dolor, en todas las familias destruidas. Se me vino el mundo encima y cada vez que me llamaba alguien sentía más angustia, porque la mayoría de los que habían apoyado la dictadura, los diarios, sobre todo Clarín, ahora le dicen dictador, ahora le dicen genocida ¡qué vergüenza! Pero yo seguía pensando en ellos, nuestros hijos. Tanto que amaron a esta Patria, tanto que dieron por ella y yo tenía que escuchar a estos, que apoyaron la dictadura, hablar de genocida ¡cuánta hipocresía! Nuestro pueblo tiene que entender que toda esa hipocresía hizo posible que nuestros hijos fuesen señalados como terroristas cuando todos estos, que hoy se rasgan las vestiduras, miraron para otro lado. Algunos se llenaron de dinero y otro se llenaron de oprobio.

Quise hablar pero no me salía nada. Hoy decidí escribir algo para que todos los que esperaban mi voz se enteren que pensaba. Me quedé ahogada de dolor, de angustia, bronca y tristeza pero de repente me estalló el corazón y dije: ¡Qué suerte que tuvimos hijos tan valientes! Esa es la única felicidad que me surgió al final: la valentía de nuestros hijos de dar sus vidas para que otros vivan.

….

Después que Hebe difundió su carta, dio una breve entrevista telefónica a Víctor Hugo Morales, en Radio Continental. Transcribo parte de lo que dijo.

“Lo que pasa por adentro de uno es tan difícil de expresar, son tantos años de sufrirlos. ¿Que se puede decir? Estaba tan ahogada y tan angustiada pensando en todo lo que pasaron nuestros hijos que pensé que cualquier cosa era nada. Es tan duro, tan duro…”, contó Hebe con la voz quebrada y agregó: “La mejor reivindicación es estar orgullosa de los hijos que tuvimos”.

“Las Madres nunca quisimos hablar de la tortura y el horror. Siento que es como volver a violar y torturar a nuestros hijos, es como que no soporto esa parte. ¿Cómo puede haber existido, como pudo haber tantos hijos de mil putas que justificaron la tortura y ahora hablan como si fueran de nuestro lado? ¿Creen que nosotros nos vamos a olvidar de cómo nos dijeron madres terroristas y pintaron nuestras casas?”.

“Las condenas siempre son insuficientes, aunque en buena hora que llegaron y ahora se va a reformar la Justicia y vamos a sentir que está de nuestro lado”.