jueves, 3 de octubre de 2013

Te lo preguntarán tus nietos ¿qué les vas a responder?

"¿Hubo una época donde las personas gay no podían casarse? pregunta tu nieto en 20 años". Esto es lo que suelo pensar cuando me encuentro con alguien con argumentos homofóbicos.

En unos cincuenta años, nuestros nietos y nietas no van a creer que existió una época donde las mujeres no podían votar, una época donde no permitían que un negro y una blanca se casaran, una época donde las personas negras fuesen consideradas menos que animales, una época donde las parejas del mismo sexo no se podían casar.

Ahora las mujeres pueden votar ¿quién recuerda a los que se oponían al voto femenino? ¿quiénes recuerdan a los que defendían la esclavitud de los negros o la separación de las "razas"?

Igualmente llegará una época donde nadie recuerde a los que se oponían a algo tan elemental como el hecho de que dos hombres o dos mujeres formaban una familia y tenían derecho a casarse si eso les hacía felices.

Lo bueno es que el tiempo es una gran aplanadora, que avanza y si no te mueves a su ritmo, te aplasta y te deja en el olvido. Así les pasará a muchos homofóbicos y homofóbicas, serán barridos de la historia, quedarán como polvo cósmico, y sus ideas serán guardadas en los museos de arquelogías y no en los libros.