jueves, 19 de septiembre de 2013

En suelo ruso, corredor estadounidense dedica su medalla de plata a sus amigos gays

Hace unas semanas se hizo el campeonato mundial de atletismo en Rusia. El evento coincidió con una serie de ataques neonazis contra personas gays y transgéneros en suelo ruso. En todos lados hay intolerantes, pero en Rusia parecen contar con carta blanca para sus agresiones, porque se aprobó una ley que criminaliza cualquier expresión de apoyo a la comunidad LGBTI y la calificándola como propaganda gay.

El monstruo marica del planeta se despertó y está apuntando directamente al Kremlin. Estamos en la fase de la pulseada. Aunque la pelea está difícil, creo que Rusia terminará derogando esa ley, no porque sea progay, sino porque le está generando muchos problemas a los intereses rusos en el mundo.

Volviendo al campeonato de atletismo, el corredor estadounidense Nick Symmonds ganó la medalla de plata en los 800 metros. Nick es un heterosexual defensor de los derechos del colectivo LGBTI dentro y fuera de EEUU. Aunque había prometido no hacer política en la pista del campeonato en Moscú, no se contuvo y le dedicó la medalla a sus amigos LGBT.

"Por mucho que puedo hablar de ello, creo que todos los seres humanos merecen igualdad por tal y como Dios los hizo. Tanto si eres gay, heterosexual, negro, blanco, todos merecemos los mismos derechos. Si hay algo que pueda hacer para defender la causa y, además, lo haré, a pesar de ser arrestado. No estoy de acuerdo con sus leyes. Tengo respeto por este país. No estoy de acuerdo con sus normas". Esto lo dijo Nick a Rusia de R-Sport.

Bravo por este valiente atleta de 29 años. Sus declaraciones le pudo haber causado quince días de cárcel en Rusia, un multa de hasta 100 mil rublos y la denegación de reentrada a ese país.