lunes, 12 de agosto de 2013

Rusia despertó al monstruo marica del planeta

Se prendió el peo. El actual gobierno de Rusia ha levantado una ola de protestas en el mundo por sus políticas homofóbicas.

En los últimos meses se aprobaron varias leyes a todas luces discriminatorias. Una prohibe la adopción por parte de personas gays. Otra califica como delito decir públicamente que se es gay, lesbiana, bisexual o transgénero. Lo tipifican como "propaganda gay". A ese nivel de cavernícolas han llegado.

Las organizaciones LGBT rusas ya han salido a las calles a protestar. La represión no se ha hecho esperar. No sólo por parte de los policías y militares, sino sobre todo, por grupos de personas homofóbicas, la mayoría hombres. Los pocos activistas que se han atrevido a denunciar este atropello han terminado presos, golpeados y juzgados por hacer "propaganda gay".

Este hecho ha despertado al gigante monstruo marico de EEUU y Europa. Los grupos y locales LGBT han anunciado un boicot contra los productos rusos. El más conocido es el vodka Stolichnaya.

Otros han comenzado a presionar para sabotear los juegos de invierno Sochi 2014. Les piden a los anunciantes de las Olimpiadas que se retiren. La cosa promete. Si los anunciantes no se retiran, van a comenzar a boicotearlos en el resto de los países. Estamos hablando de presionar a las grandes transnacionales del mundo: McDonalds, Visa, Coca Cola, Panasonic. ¿Tendrá efecto? Ya veremos.

Algunos atletas olímpicos se han sumado a la campaña y exigen a Rusia que derogue sus leyes homofóbicas. Frente a los reclamos, el Comité Olímpico Internacional nos ha dejado como Condorito.

El COI ha amenazado a los deportistas que protesten contra la homofobia rusa. No podrán usar pins, camisetas, ni nada de eso, porque si no, serán expulsados de los juegos. Bárbaro.

En InOutPost puedes leer la nota completa.