jueves, 22 de agosto de 2013

El protagonista

Aquel muchacho había nacido con dedos en forma de llave. Todos excepto uno, el meñique de la mano derecha, tenían relieves afilados en el lado interno, a todo lo largo, y un círculo plano en el extremo. Estaban hechos de carne, con nervios y poros, pero con una textura más firme, más dura y contundente. De niño lo pasó mal aprendiendo a sostener la pluma y a usar las tijeras, pero era perseverante y se inventó en seguida un método propio. La tarea que le importaba era encontrar las nueve puertas”.

Este es el inicio del cuento “El Protagonista” del escritor estadounidense Aimee Bender. La idea está fumadísima y el final es genial. El cuento se encuentra en “Generación quemada, una antología de autores norteamericanos” de la Editorial Siruela. Si lo ves en la librería, cómpralo. No te vas a arrepentir.