viernes, 9 de febrero de 2007

¡Terremoto!

Crónica
Jorge González Durand

¿No lo sientes? ¡Ahí está! Tembló otra vez. Antes temblaba menos (éramos muy parecidos y ellos eran casi imperceptibles). Ahora ocurre con más frecuencia. Algo debe estar pasando porque no es normal que tiemble tan seguido. Tal vez esté de moda. Quizá esté de moda que tiemble. Porque eso es lo que ocurre cuando vemos en las series de televisión, las películas o en la calle la cantidad abrumadora de personas diferentes… de ambiente ¿cómo lo digo? ¡homosexuales, pues!

Llámalos cómo quieras: partidos, invertidos, plumíferos, lesbianas, maricones, raros, patos, pervertidos, afeminados, pargos o mariposones. No importa cómo los llames o los dejes de llamar, ahí están y van a seguir estando, independientemente de lo que hagas. Pero lo más asombroso es que cada día son más los que asumen públicamente su orientación. Han dejado de ser invisibles.



Actores, modelos, cantantes, parejas, abogados, maestras, políticos, sacerdotes, militares, encuentras de todo. Sólo necesitas encender la televisión para notar la diferencia. La mayoría de los programas tienen un personaje homosexual y en algunos casos ya son protagonistas. Will & Grace, Felicity, Dawson Creek, Ellen, Friends, Queer & Folk son ejemplos de esa revolución cotidiana y silenciosa que a través de la pantalla se filtra poco a poco en nuestros hogares.

Probablemente esté de moda ser gay o tener un amigo que lo sea. Pero si se piensa con detenimiento, afirmar que en los 90 estaba de moda ser gay es parecido a que digan que en los 50 estaba de moda que los negros se creyeran personas dignas o que en los 70 estaba de moda que las mujeres pensaran.

«¡Imagínate tú! –diría un ingenuo– está de moda que las mujeres opinen, voten, trabajen, salgan de sus casas y vivan. En definitiva, está de moda que las mujeres piensen, pero no te preocupes que es solo una moda pasajera».

Tal vez por analogía se entienda cuan ofensiva resulta esta afirmación. La realidad homosexual revela que no es una simple moda sino una deuda histórica del occidente judeocristiano.

En los 50 fueron los negros; en los 70, las mujeres. En los 80 era el turno de las minorías sexuales, pero la aparición del SIDA y su asociación con el cáncer gay cambió la opinión pública en torno a los homosexuales. Afortunadamente, atrás quedaron las falsas creencias sobre la enfermedad. Ya se sabe que todos pueden infectarse sin importar el género o la preferencia sexual.

Esto ha ayudado a crear nuevamente un clima favorable para que se discutan a la luz pública demandas y peticiones de los grupos minoritarios. Por eso es importante estar atentos, porque el mundo avanza, no se detiene y si no te mueves con él, te aplasta. Así que corre, abre tu mente y mantén agudo el olfato. No vaya a ser que un día despiertes sobre el asfalto.

El primer temblor
1870 – En Alemania se aprueba una ley que condena los actos homosexuales. El párrafo 175 penaliza cualquier manifestación pública o privada de afecto entre personas del mismo sexo. Karl Ulrichs intenta oponerse a esta aprobación pero no tiene éxito. Dos décadas después Magnus Hirschfeld crea la primera organización gay moderna. El Comité Científico y Humanitario que buscó por más de 20 años derogar el párrafo 175.

1920 – Holanda. Finaliza la Gran Guerra y los miembros del Comité deciden reunirse para darle un nuevo impulso a su lucha. Acuerdan cooperar con otras organizaciones como la “Asociación de Amistad Alemana” y “La Comunidad de los Especiales”, y deciden crear un frente unido de todos los grupos gays para luchar contra la ley.

Réplicas
1950- Europa. Después de la Segunda Guerra aparece el COC en los países bajos, la primera organización gay internacional. En la reunión se creó el “Comité Internacional de Igualdad Sexual” y más adelante realizaron congresos en Francfort (1952), Ámsterdam (1953), París (1955) y Bruselas (1958).

1969- Estados Unidos. Una redada en el bar de ambiente Stonewall Inc. genera malestar en los grupos de homosexuales de San Francisco y la ciudad vive tres días de manifestaciones y disturbios. Stonewall fue sin duda un hito en la historia del movimiento gay mundial. A partir de entonces todos los años se celebra el Orgullo Gay para rememorar esa fecha.

1970-80 Occidente. En la década de los 70 se radicaliza el movimiento y nacen grupos como Arcadie en Francia, Fuori en Italia, FHAR en Francia y CUARH en España.

1980- En Venezuela se organiza el primer grupo de minorías sexuales llamado Entendido. Dan ruedas de prensa, talleres, charlas y publican una revista del mismo nombre por varios años.

1993- Distrito Federal. El Movimiento Ambiente de Venezuela continúa la labor de Entendido y publican la revista Igual Género. La presencia en los medios aumenta y el debate político comienza a tomar forma.

Año 2000- Caracas. Se integran nuevos grupos al debate. Unión Afirmativa, Amazonas de Venezuela, Sociedad Wills Wilde, Tendencias, Lambda y la Iglesia de la Comunidad Metropolitana establecen alianzas y crean la primera Red de organizaciones gay, lésbica, bisexual y transgénero (GLBT) venezolana consolidando el primero grupo de minorías sexuales en el ámbito nacional.

Junio/2001- Caracas. Se celebra la primera edición de la semana del Orgullo GLBT de Venezuela. Marchas, congresos, caminatas, conferencias, festivales de cine. Todo en una sola semana. Para el evento de cierre se esperaba un máximo de 20 personas, pero el boulevard de Sabana Grande recibió más de 1500 asistentes.

¿Todavía no lo sientes? ¿sabes qué? Está temblando y no importa cuanto tiempo lo ignoremos, tarde o temprano nos va a tumbar, nos va a exigir respeto e igualdad. Así que aférrate a algo sólido porque el mundo no se detiene.