sábado, 23 de mayo de 2015

María Cano, mujer rebelde


Este libro lo compré en enero de 2010 en la Pulpería del Libro, un local de libros usados en Caracas. Nunca había escuchado hablar de María Cano, así que fue un agradable descubrimiento.

Ignacio Torres Giraldo es su autor, Publicaciones La Rosca lo editó en Bogotá en 1972.

María Cano era una agitadora. Los movimientos sociales necesitan de agitadores, gente que le hable a las multitudes, que les transmita pasión, que los encienda. Esto era María Cano. Una oradora fervorosa que tenía el don de conectarse con las masas de trabajadores, obreros y campesinos colombianos en los años 20 del siglo pasado.

Acá varios datos de María.


  • Nació el 12 de agosto de 1887.
  • Fue hija del maestro Rodolfo Cano.
  • Luego de la Revolución rusa, Cano comienza a leer sobre literatura social.
  • En los años 20 participa en la organización del Centro Literario y en la edición de la revista Cyrano.
  • En 1922 ella forma parte del equipo de redacción de El Correo Liberal, un periódico de izquierda.
  • Era una asidua visitante de la Biblioteca Departamental de Medellín. Leí mucho. Allí conoció a varios líderes obreros de esa región de Colombia. Ella comenzó a leerles a los obreros en voz alta.
  • Gracias a esa experiencia pudo conocer más de cerca de los obreros, sus esposas e hijos, sus carencias y luchas.
  • Esta experiencia la marcó profundamente.
  • El primero de mayo de 1925 a María Cano la eligen la Flor del Trabajo de Medellín. Era como una elección de Reina, pero basado en su compromiso político, no en el físico.
  • Ella comenzó una gira por los municipios agrícolas y mineros de Medellín. Allí dio discursos apasionados e incendiarios a favor de los derechos de los trabajadores.

Les transcribo un párrafo del libro:

“Era María una artista consumada cuando pintaba contrastes sociales: la opulencia que insulta a la miseria; el palacio y la choza; la seda y el terciopelo que alternan sobre las carnes de la hembra rica, y la mísera mujer que se cubre con harapos; la vianda humeante en la mesa del potentado y el fogón apagado en la choza del hambriento. María se crecía en la tribuna. Altiva, desafiante, llameaba, se convertía en hoguera, en antorcha. Y las gentes, sacudidas por el huracán de sus palabras, no veían en ella a una mujer sino a una bandera. Y eso era María Cano” (p. 189).

María realizó otras giras por el país y visitó numerosos barrios pobres, fábricas, minas y sembradíos. En sus periplos sufrió la represión oficial y estuvo presa.

En una de estas giras en 1926 María llegó a Bogotá. Allí formó parte del Tercer Congreso Obrero y resulta electa en su directiva y la aclaman como Flor Nacional del Trabajo. En este encuentro se funda el Partido Socialista Revolucionario de Colombia.

Murió a los 80 años el 26 de abril de 1967, olvidada por las nuevas generaciones de militantes de izquierda.

Por eso me encantó este libro. Es un esfuerzo por recuperar la vida de una mujer irrepetible en Colombia, pero además este libro contribuye a recuperar la historia de los movimientos revolucionarios en América Latina.

Este es mi pequeño homenaje a María. Si quieren conocer más de ella, puedes buscar el libro “María Cano, mujer rebelde” de Ignacio Torres Giraldo. Es una obra de 1972, así que lo más seguro es que lo encuentres en una librería de libros usados.

También tienes estos enlaces.

"María Cano. Pionera y agitadora social de los años 20"
Magdala Velásquez Toro


"Mujeres luchadoras: María de los Ángeles Cano" de la Organización Femenina Popular


Acá puedes ver la película María Cano de Camila Loboguerrero