lunes, 8 de septiembre de 2014

La homofobia de los centros comerciales ¿la conoces?


1
Esto no es nuevo. Con frecuencia escucho que algunos centros comerciales de Caracas no permiten a las parejas gays y lésbicas expresiones de cariño públicas. El Centro Comercial El Recreo, mejor conocido como El Gaycreo, adoptó una política abiertamente hostil hacia las personas LGBT.



Sus vigilantes les caen en cambote a las parejas de muchachos o muchachas, que van tomados de la mano. Los amenazan con llamar a sus padres y contarles, con llevarlos detenidos. Todo esto es ilegal pero pasa frente a nuestras narices y no hemos podido hacer algo para frenar esta práctica discriminatoria de algunos centros comerciales.

2
Por eso me gustó esta noticia. En Colombia, específicamente en Bogotá, un centro comercial tuvo que disculparse con una pareja gay porque los discriminó por su orientación sexual. Les hablo del Centro Comercial Avenida Chile y su compañía de seguridad Segurcol.

3
Acá el cuento. El pasado 19 de febrero de 2014 Alejandro y David estaban en ese centro comercial abrazados y dándose un beso. En eso, un guardia de seguridad se les acerca y les dice textualmente lo siguiente:

“Tengo órdenes de sacarlos, ustedes no pueden hacer semejante espectáculo, poniendo en vergüenza el centro comercial. A la gente como ustedes lo único que les gusta es vitrinear y hacer show. Para eso hay lugares donde va la gente como ustedes. Tienen que irse”.

Alejandro y David no se quedaron callados y demandaron al centro comercial por discriminación. En ese proceso contaron con el apoyo de varias organizaciones LGBT colombianas quienes organizaron un besatón en el mismo lugar. El besatón se hizo el 27 de febrero de 2014. Acá puedes ver varios videos de esta original protesta. Además Colombia Diversa acompañó jurídicamente a la pareja en este proceso.
4
Luego de varios meses, la justicia colombiana les dio la razón a esta pareja gay. La jueza 34 civil municipal de Bogotá, María Isabela Córdoba, ordenó al centro comercial y a la empresa de seguridad que se disculpara públicamente con esta pareja por haberlos discriminados.

La jueza además ordenó que el personal del centro comercial y de la empresa de seguridad realicen cursos sobre derechos humanos y diversidad sexual.

La historia terminó bien. Si el día de mañana un guardia de seguridad o empleado de ese centro comercial quiere repetir la "gracia" ya hay antecedentes judiciales.
5
Volvamos a Venezuela. Estos actos discriminatorios se repiten casi todas las semanas en varios centros comerciales como el Recreo, el Sambil, o lugares públicos como la Plaza Altamira. Si no me crees, haz la prueba. Ve con un amigx de tu mismo sexo y camina tomados de la mano por uno de estos lugares, dale un beso y verás a los gorilas de seguridad caerte como moscas.

En algunos casos, las parejas LGBT acceden a pagar para que los dejen ir. Eso es extorsión. Otros son maltratados verbal o físicamente. Muy pocos se atreven a denunciar. No tenemos mucha cultura de la denuncia.

Acá hay una sentencia del máximo tribunal de 2008 que prohibe expresamente la discriminación por orientación sexual e identidad de género en Venezuela. Esa sentencia pudiera servir de punto de partida para demandas contra los centros comerciales y las compañías de seguridad que quieran mantener su política abierta de homofobia.

Pero para lograr eso, necesitamos gente dispuesta a denunciar, y organizaciones o activistas LGBT que puedan acompañar a los demandantes en el proceso judicial. Estaremos atentos.