martes, 26 de agosto de 2014

Postal 08


Despierto y no estás en la cama. Se oyen ruidos en la cocina.
Debes estar preparando desayuno… o almuerzo.
No fue buena idea salir a bailar anoche
…pero me hacía falta.

Como los últimos fines de semana, hoy duermo mucho.
A veces me da pena, vengo a tu casa sólo a dormir
       a ti no parece disgustarte.
Comemos, hablamos, jugamos, hacemos el amor y después… yo sigo durmiendo, profundo, rendido, roncando. Es tan rico dormir. Me hace falta descansar y a ti no parece molestarte que duerma tanto.
Me baño, me visto y me despido. Me dices que me quede, un día más. Me apena, tú insistes. Mañana es domingo. Yo cedo.

Me desplomo en la cama. Sigo durmiendo. Necesito descansar. Te acuestas a mi lado, te beso, me besas y me acompañas en mi sueño. Abro los ojos y ya el día se ha ido. La ciudad entra por la ventana. Me besas, nos besamos, hacemos el amor, respiro, te huelo. Que rico tu suave olor a nicotina.

Sacamos a pasear al perro, hablamos, cuánto tiempo ha pasado, cuán solo estamos.

Subimos y sigo durmiendo, me acompañas resignado.
Todavía no entiendo por qué insistes en invitarme si sabes que duermo tanto.