lunes, 19 de mayo de 2014

Los tránsfugas, travestis y traidores más famosos de la historia española


Hace años leí que “España era una ficción”. En ese momento no entendí la frase. Ahora le encuentro más sentido.

Lo que conocemos como España fue el resultado de la imposición militar de Castilla y León sobre el resto de los territorios de la península ibérica.

Los libros de historia hablan de la expulsión de los moros de España, pero siempre me pregunté ¿esos moros vivieron 800 años en la península? ¿por qué no los consideraban “ciudadanos legítimos”?

Pongo un ejemplo, pa ilustrar mi punto de vista. Quinientos años después, de este lado del charco decidimos expulsar a todos los europeos cristianos y católicos, y sus descendientes. ¿Nuestro argumento? Ellos invadieron suelo americano. ¡Que lo hicieron! Pero 500 años después ¿quién puede decir que los descendientes europeos en suelo americano son invasores?

Bueno, los musulmanes vivieron 800 años en la península ibérica, y fueron expulsados como si fueran invasores. ¿De verdad lo fueron? ¿800 años después no eran residentes de la península?

¿Y los judíos? También fueron obligados a salir de España en esa época. Lo que no dicen los libros de historia hechos en España, es que se trató de una limpieza étnica y religiosa. Expulsar a los judíos y musulmanes de la península fue un intento de “eliminar” impurezas en lo que luego sería la “España Católica”.

Con la Guerra Civil también hubo una purga. Huyeron los republicanos, los militantes de izquierda, los homosexuales y además los que luchaban por las nacionalidades que existían dentro de la “España” ficticia. Vascos, gallegos, catalanes se exilaron o fueron asesinados.

Los vencedores terminaron imponiendo la imagen de una España católica, conservadora, que habla castellano y monárquica.

En ese contexto, tiene sentido el libro “Tránsfugas, travestis y traidores. Rebeldes ejemplares de la Historia de España”. Lo escribió Arturo Arnalte y lo compré en la Feria del Libro de Venezuela del 2014.

Muy entretenida la lectura. Habla de los que decidieron rebelarse ante esa imagen de la España monárquica, castellana, católica y conservadora.

Hay dos casos que te pueden interesar. La Monja Alférez, una mujer que decidió vestir de hombre en la Colonia. Fue a las Américas, se enlistó en las filas realistas, y después de todo eso, se supo que era una mujer.

El segundo es el cómico Cosme Pérez, mejor conocido por su famoso personaje Juan Rana, un homosexual travestido que llenó teatros durante el reinado de Felipe IV.

Si quieres conocer estos testimonios de rebeldes ejemplares, te recomiendo el libro de Arturo. Una lectura sabrosa.