sábado, 5 de abril de 2014

En el Caribe, ser gay, lesbiana o trans es un delito con pena de cárcel


Leo con preocupación lo que ocurre en Rusia o algunos países africanos. La creciente homofobia, la criminalización de la diversidad sexual, los asesinatos de odio. Realmente muy lamentable.

Pero se nos olvida que acá mismito, en el Caribe, hay duras leyes homofóbicas y que nuestras compañeras y compañeros LGBT de esos países deben enfrentar el silencio o el exilio si quieren vivir su sexualidad libremente.

Acá un ejemplo.


En febrero de 2014 en la isla Dominica, la policía arrestó a dos hombres gays acusados de sodomía. El hecho llegó a los medios sólo porque los detenidos eran estadounidenses. Se trata de John Robert Hart, de 41 años, y Dennis Jay Mayer, de 43.

Ellos son de California. Tomaron el crucero Celebrity Summit, exclusivo para gays por el Caribe y no sabían que en Dominica la homosexualidad sigue siendo considerada delito. Jamaica, Granada y otros más tienen códigos penales similares. Como lo lees.

A John y Dennis los detuvieron en el muelle de Dominica y si los encuentran "culpables" deberán pagar una multa de 370 dólares cada uno e incluso podrían enfrentar una pena de seis meses de cárcel.

¿Cuántos ciudadanos de esos países no son perseguidos, acusados y extorsionados por vecinos o policías por el "delito" de ser homosexuales y lesbianas? ¿Cuántos están presos? ¿Cuántos tuvieron que exiliarse?

¿Qué podemos hacer desde América Latina para ayudarlas y ayudarlos? ¿Cómo podemos presionar para que se deroguen estas leyes homofóbicas? Preguntas abiertas. No tengo una respuesta.