jueves, 14 de noviembre de 2013

¿Vamos a dejar solas a nuestras compañeras salvadoreñas ante este ataque lesbofóbico?


1
Indigna leer este tipo de noticias. Arriba ves una valla publicitaria que colocaron en la capital de El Salvador, específicamente en la Zona Rosa del distrito San Benito. La valla dice: “Viviendo el feminismo. Soy lesbiana porque me gusta y me da la gana”.

Bueno, resulta que el Consejo Nacional de la Publicidad de El Salvador decidió prohibir la valla porque "supuestamente" viola el Código de ética de esa institución. Patrañas. Es pura lesbofobia encubierta en "defensas a la moral".

2
Escuchen lo que dijo el vicepresidente del organismo, Sherman Calvo: "En el Consejo Nacional de la Publicidad tenemos la obligación de velar por la ética permanente, estamos conscientes de nuestro compromiso con la comunidad, y la forma en la que este tema está tratado no cumple con los requisitos de respeto de principios morales de una sociedad. Lo que es responsabilidad respetar, son los derechos individuales de cada persona, incluyendo su sexualidad, pero jamás de lo privado de una persona llevarlo a un mensaje como este, que es retador y ofensivo. Viola claramente nuestro código de Ética y por esa razón se ha emitido un fallo condenatorio de esa valla. Debemos asegurarnos que la publicidad estará dentro de los parámetros de veracidad, responsabilidad y buen gusto. Se debe respetar la privacidad, honestidad y la moral".

3
Según este personaje infame, el aviso publicitario viola el artículo 9 del código de ética de esta organización ¿Qué dice el artículo 9?

Todo anuncio debe ceñirse a la moral, decencia, buenas costumbres y orden público. Se respetarán los conceptos morales que prevalecen en nuestra sociedad. La participación de la mujer en las piezas publicitarias en general, deberá respetar la integridad de la misma”.

El artículo 6 de este mismo código dice: “El anuncio no debe contener afirmaciones o presentaciones visuales o auditivas contrarias a los principios de honestidad y veracidad”. De acuerdo al infame Sherman Calvo el mensaje de la valla vincula directamente al feminismo con el lesbianismo y por eso debe prohibirse.

Otra perla del Calvo: "Es censurable también el hecho de usar dibujos animados para lanzar un mensaje como ese, valiéndose de ese recurso gráfico que sin lugar a dudas llama la atención a la población infantil. Inapropiado desde todo punto de vista".

4
Ahora, ¿qué dice esta famosa Comisión de las vallas donde se usa el cuerpo de la mujer casi desnuda para vender bebidas alcohólicas o cualquier otro producto? ¿Qué dice esta Comisión de los avisos que promueven la cosificación del cuerpo de la mujer salvadoreña?

5
¿Quiénes integran esta infame Comisión? La Asociación de Medios Publicitarios Salvadoreños, Asociación Salvadoreña de Agencias de Publicidad y Asociación Nacional de Anunciantes de El Salvador.

La comisión además forma parte de la Red Latinoamericana de Instituciones de Autorregulación Publicitaria (Conared).

6
Termino con una pregunta.

¿Qué pasaría si en nuestras ciudades una organización sexodiversa pone una valla en la vía pública con un mensaje a favor de la diversidad sexual?

"Soy gay y estoy orgulloso", "Lesbianas del mundo, salgan del closet", "Apoyo a mi hija transexual". Imagina alguna de estas frases en una valla enorme en la avenida más transitada de tu ciudad. En Barranquilla, Maracaibo, Cali, Valparaíso, El Alto, Iquitos, San Juan ¿Qué pasaría? ¿Intentarían quitarla? ¿Podrían quitarla? ¿Con qué argumentos?

Pero lo más importante, si esto ocurriera en un país vecino ¿las organizaciones y activistas LGBTI nos quedaríamos calladas? ¿o buscaríamos una manera efectiva de expresar nuestra solidaridad por este acto de discriminación?

Nuestras compañeras lesbianas de El Salvador han sido blanco de una clara agresión. Eso también es violencia contra las mujeres. Ellas pueden necesitar nuestro apoyo. ¿Qué podemos hacer desde otros países? Dejo la pregunta abierta.