viernes, 25 de octubre de 2013

Comunicado del Colectivo FALDAS en revolución por el derecho al aborto de las venezolanas

Comparto el comunicado que sacaron nuestras compañeras de Faldas en Revolución al conmemorarse el pasado 28 de septiembre el Día por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe

F.A.L.D.A.S significa Feministas en Acción libre y Directa por el Aborto Seguro. Esta agrupación actúa en Caracas, Venezuela y cuenta con una línea telefónica sobre aborto seguro. Acá el comunicado.

Comunicado del Colectivo FALDAS en revolución

Este 28 de septiembre, día por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe, transcurre en el marco de uno de los momentos más agudos del enfrentamiento entre dos sistemas económicos que, en Venezuela, vivimos desde hace catorce años.

En este período, nosotras hemos combatido por construir el socialismo; hemos puesto nuestras fuerzas militantes en el objetivo de derrotar al capitalismo patriarcal; nuestra apuesta ha sido siempre la de una sociedad en la que el lucro económico no prime por encima de los derechos humanos básicos como la salud, la educación y la libertad.

Este 28 de septiembre nosotras reclamamos la urgencia de democratizar el acceso al misoprostol, medicamento esencial para la vida de las mujeres, secuestrado desde hace más de quince años por mafias médicas y farmacéuticas ocultas tras discursos ético-religiosos que no nos representan.

El Estado venezolano tiene la responsabilidad de velar por la salud de todas y todos y es tiempo de emprender la batalla que acabará finalmente con la especulación, el acaparamiento y el saboteo en el plano de la salud. Celebramos los grandes avances que hemos tenido en este ámbito, al recuperar infraestructuras secuestradas durante años por la desidia institucional, al formar médicos y médicas con sentido de la responsabilidad social, al crear un sistema de salud gratuito y democrático al que todos y todas tenemos acceso. Sin embargo, aún sentimos la deuda histórica con las mujeres:

No hemos logrado erradicar de nuestros hospitales la violencia obstétrica, que sufrimos cada vez que nos acercamos a un centro de salud con un aborto en curso; no tenemos acceso a un acompañamiento médico humanitario para interrumpir nuestros embarazos, en condiciones óptimas de higiene y contención emocional; no hemos logrado reducir las cifras de mortalidad materna, de las cuales el 60% corresponde a las muertes por aborto. Es decir, de cada 10 mujeres que han muerto por una complicación vinculada al embarazo, 6 de ellas pudieran estar vivas si hubieran tenido acceso al aborto seguro.

La penalización del aborto sólo contribuye a sostener el sistema que conforman clínicas especializadas en abortos clandestinos, mafias farmacéuticas y traficantes corrientes que diariamente perciben ingresos a costa del secuestro de nuestro derecho a decidir. La penalización del aborto se cobra diariamente vidas de mujeres, sobre todo de mujeres pobres.

Desde el colectivo FALDAS-R, a través del 0426-1169496 Línea Aborto: Información Segura, atendemos aproximadamente 450 llamadas mensuales de mujeres que desean interrumpir su embarazo, de las cuales por lo menos un 65% lo concreta. Esto quiere decir que en nuestro país abortan por lo menos unas 3.000 mujeres al año. Y estas cifras no representan el total: sólo es un pequeño porcentaje de las mujeres que han accedido a nuestro servicio de atención telefónica.

Esto significa que la prohibición no regula la interrupción voluntaria del embarazo. Las mujeres seguiremos interrumpiendo nuestros embarazos aunque esto signifique recurrir a métodos inseguros o inaccesibles económicamente. No es justo que tenga que ser así. El acceso al misoprostol salva la vida de mujeres. En su uso hospitalario reduce las cifras de mortalidad materna, contribuye a detener hemorragias post parto y reduce a cero el uso de métodos inseguros para interrumpir el embarazo. Todas las mujeres que se han acercado a nosotras buscando información conocen el misoprostol, pero no saben cómo usarlo ni donde conseguirlo. Debemos defender el derecho a la información y el derecho al acceso a medicinas esenciales. Como estado en revolución tenemos el deber de devolver a las mujeres el derecho a decidir, de expropiar los recursos que las mujeres necesitamos para poder concretar de forma segura nuestras decisiones y devolverlo a las únicas que tenemos derecho a regularlo, nosotras. Necesitamos que el aborto sea legalizado. Necesitamos acabar con la guerra económica, con el secuestro de medicinas vitales y del derecho a decidir. Nosotras, mujeres revolucionarias, exigimos que se democratice ya el acceso al misoprostol, en contra del mercado clandestino y en favor de nuestras vidas.

Colectivo F.A.L.D.A.S. en Revolución (Feministas en Acción Libre y Directa por el Aborto Seguro)