jueves, 15 de agosto de 2013

Greenpeace

Rigoberto Molina, alias Gravilla, Prisciliano Jiménez, alias Sangre’e mono y Bárbaro Casas, alias Negroemierda, estaban acurrucados y mustios es un rincón de la celda cuando un agente que parecía una mezcla de los tres abrió la puerta y se hizo a un lado para dejarme pasar.

- Si hay algún problema, grite – me advirtió –, yo estaré aquí cerca, viendo la telenovela- Anoche se acabó buenísima”.
.......

Este es el inicio del cuento Greenpeace del escritor cubano Eduardo del Llano. La historia te hará doblarte de la risa, literalmente. Forma parte de la compilación de Nuevos narradores cubanos hecho por la investigadora Michi Strausfeld y publicado por la Editorial Siruela en el año 2002. Una joya este libro. Te lo recomiendo.