sábado, 22 de junio de 2013

¿Cuál de tus padres ganará la apuesta?

No dejo de reírme con esta caricatura. La vi por las redes. ¿Cuántas veces no ha pasado lo de la ilustración? Muuuuchísimas veces. Está firmada por Ryan Kramer y menciona la página web www.toonhole.com algo así como "el hueco de caricaturas".

Cuando estamos en el closet pensamos que nadie sabe nuestro secreto, pero la gente que convive contigo todos los días -en tu casa, tu liceo, tu trabajo- lo sabe. Créeme. Te engañas a ti solito y solita.

Llevas años gastando energía escondiendo algo que la mayoría de tus conocidos ya sabe. Eres diferente.

¿Se me nota?
No se trata de que seas o no evidente, de que "se te note" sino es algo que muchas personas pueden intuir con solo verte, por el tipo de energía que emanamos, no sé, algo diferente, algo que está fuera de tu control. Te puedes burlar y acusarme de marica mística, pero en serio, muchos se dan cuenta apenas te ven.

Tarde o temprano el inconciente te va a delatar. Puedes estar todo el día interpretando el papel de heterosexual, coqueteando y todo lo demás, pero tarde o temprano, vas a bajar la guardia y se van a dar cuenta.

¿Pero cómo lo notaron?
La manera como miras a una persona atractiva de tu mismo sexo. No se trata solo de lo que ves sino también lo que dejas de ver. La forma como le prestas atención a ciertos detalles que otros no lo harían. Tu ropa, tu grupo de amistades, las series de televisión que miras. En fin, todo lo que hace que tú seas tú, un ser único, especial, diferente.

No bebas
Dígame cuando hay alcohol de por medio. El terror. Estoy aburrido de ver a panas "straight" hacer desastres cuando se echan unos tragos. Esos serían capaces de hundir otra vez el Titanic sólo para saber cómo está el agua de la laguna azul. No es de gratis que se hable de los tipos a "los que se le moja la canoa". Así que si estás en el armario y quieres seguir ahí, aléjate de la bebida. El alcohol baja tus defensas "closetiles".

A veces cuando decidimos salir del escaparate, solo estamos aireando una vitrina de cristal. ¿Pensabas que tenía vidrios ahumados? Lamento decirte que no eran polarizados. Todos sabían, menos tú.

Ahorra energía
Así que este humilde servidor te hace una pequeña sugerencia. No gastes energía inventándote una vida ficticia. Has puesto tanto esfuerzo durante años, ocultando una parte de lo que eres, creando noviazgos imaginarios o saliendo con personas que de verdad no te gustan. ¿No te parece agotador? Intentando encajar en lo que debe ser un hombre o una mujer, con los temores y la paranoia a flor de piel ¿No te provoca decir "basta"?

En mi caso, la decisión más difícil fue salir del escaparate conmigo mismo. Decirme "Jorge, deja de engañarte. Te gustan los tipos. Punto". Después de eso me sentí liberado y todo fue más sencillo. A pesar de los peos que vienen, nada ha sido tan duro como decírmelo a mí mismo.

Sin embargo, algunas personas lo tienen más difícil. Por ejemplo, si eres militar, decirle a otros sobre tu orientación sexual sería un suicidio social. Igual si eres maestra o maestro de primaria. Los padres y madres pueden llegar a ser muy prejuiciosos. Por eso, si quieres permanecer en el armario, tienes todo el derecho a hacerlo y mantenerlo en privado. Lo importante es que te lo digas a ti mismx... y además entiendas que está bien ser diferente.

En mi experiencia y la de la gran mayoría de mis amigxs, la gente suele ser bien receptiva cuando salimos del closet. Uno espera que se arme el mega peo y lo que termina ocurriendo es que tus padres, tus amigos, tus compañeros de trabajo... ya lo sabían y no te preguntaron nada porque respetaban tu decisión de mantenerlo en privado. Ojala más temprano que tarde nos puedas acompañar acá afuera. El aire es más puro.