domingo, 3 de marzo de 2013

“Mi hermano es gay y estoy orgullosa de él”

Me encantó esta fotografía. Si mi cabeza no me falla, la tomaron en la marcha por el respeto a la diversidad sexual de Santiago de Chile del 2012. Esta muchacha straight fue a la movilización a apoyar a su hermano gay. Un gesto hermoso.

Además, esta imagen nos ayuda a recordar una idea poderosa. Para lograr un verdadero cambio social y acabar con la homofobia, debemos involucrar a los heterosexuales en esta lucha.

Las militantes feministas hace varias décadas entendieron que los hombres no eran parte del problema sino de la solución. Nada hacen trabajando de manera sectaria y excluyendo a los hombres del debate sobre relaciones más igualitarias entre los sexos.

Desde la sexodiversidad creo que esa idea todavía no ha calado con profundidad. Debemos ampliar nuestros discursos y prácticas, para lograr que muchos/as heterosexuales solidarias/os se sumen a esta causa.

Percibo que muchos activistas siguen viendo a los heterosexuales como los enemigos, y no como potenciales aliados.

Un ejemplo ilustrativo. Si organizan una marcha por el orgullo negro, no tendría sentido que yo fuera porque no soy negro. Si realizan una marcha por el orgullo de ser mujer, tampoco iría, porque no soy mujer. En cambio, si convocan a una marcha contra el racismo y la misoginia, y a favor del respeto de los negros y las mujeres, yo sería el primer chicharrón de la concentración porque comparto esas causas.

Bueno, eso pasa en la marcha de junio que siguen llamando del Orgullo Gay. ¿Por qué heterosexuales solidarios irían a una marcha del orgullo gay, si no lo son?

En lugar de convocar a la marcha del orgullo gay, deberían llamar a una marcha por el respeto a la diversidad sexual y en contra de la intolerancia. Estoy seguro que muchíiiiiisimos heterosexuales nos acompañarían ese días en las calles.

Disfruten la foto.