jueves, 18 de octubre de 2012

Las contradicciones de la jerarquía católica y el amor


La jerarquía de la iglesia católica no sabe lo que quiere. Eso ha quedado en evidencia en muchas oportunidades, pero esta caricatura refleja muy bien ese doble discurso. Aménse los unos a los otros, pero no de "esa" manera.

Las veces que un sacerdote ha expresado su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo o pide que se acabe la homofobia, la jerarquía católica responde rápidamente y suspende al sacerdote.

Sin embargo, cuando ha encontrado casos de abuso sexual contra niñas y niños, abusos además cometidos por sus propios pastores, se actúa con la mayor de las cautelas. ¿Cuál es el mensaje que está dando la anquilosada jerarquía católica al resto del mundo? ¿Que abusar de niños está bien... pero que luchar contra la homofobia es un pecado? ¿exigir el fin de la discriminación contra los homosexuales es una falta que exige incluso la excomunión?

Cuando las parroquias se encuentren vacías, solas, con muy pocos creyentes, ellos cambiarán. Estarán obligados a adaptarse, porque si no cambian, desaparecerán. Y cuando eso ocurra, nos dirán que el mensaje de Jesús incluía el respeto de las diferencias. Parranda de hipócritas los del Vaticano.