martes, 14 de agosto de 2012

La policía golpeó y detuvo a 44 personas ¿Su delito? Ser gays y lesbianas


Es asombroso que esto siga pasando. Nos recuerda que todavía falta mucho por hacer en nuestro planeta para erradicar la homofobia y la intolerancia. Este fin de semana la policía antidisturbios de Zimbabue golpeó y detuvo a 44 integrantes de una organización LGBTI. ¿Su delito? Ser gays, bisexuales, lesbianas y trans. Como lo oyen.

Los detenidos forman parte del grupo Gays y Lesbianas de Zimbabue (GALZ, son sus siglas en inglés). La denuncia la hizo esta organización a través de un comunicado. Los detenidos hacían una reunión para recabar información sobre violaciones de DD.HH. en Zimbabue durante el régimen de Robert Mugabe, un dictador que lleva 32 años en el poder.

El vocero de la policía, James Sabau, tuvo la cachaza de decir que no los detuvieron, sino que les estaban haciendo una "revisión". Una revisión que duró varios días, porque mantuvieron incomunicados a los detenidos desde el fin de semana hasta ayer.

Esto ocurre en pleno siglo XXI. Increíble. En ese país sigue siendo un delito ser LGBTI, un delito que puede ser castigado con un año de cárcel o una multa de 5 mil dólares.

Lee la nota completa:
Policías arrestan a un grupo del colectivo lésbico-gay de Zimbabue