sábado, 7 de julio de 2012

De divorcios y reconciliaciones

1
La última marcha por el respeto a la sexodiversidad de Caracas no terminó como esperábamos.

Para el sábado 30 de junio se convocaron 2 marchas por la sexodiversidad. Dos marchas el mismo día. Las dos permisadas. A mí me pareció un error enoooorme convocar a dos marchas para el mismo día en la misma ciudad. Por si fuera poco, una semana antes comenzaron a lanzarse acusaciones de sabotaje de un lado y del otro.

2
El saldo no fue positivo. Hubo varios altercados ese sábado, uno de ellos terminó en violencia.... y en el medio de todo eso estaba un gentío que se había venido de los 4 rincones del país a participar en la marcha. Un gentío que no tenía ni remota idea de los desacuerdos sobre los grupos caraqueños. Afortunadamente muy pocos se enteraron del rollo. Sólo los que estaban al inicio de la marcha presenciaron el incidente.

Es un nuevo divorcio dentro del movimiento comunitario sexodiverso venezolano. Algunos amigos son pesimistas y creen que esto difícilmente se va a superar. Yo difiero de ellos. Sólo hace falta un breve repaso de nuestra historia para darnos cuenta que no es el primer divorcio dentro del activismo LGBTI.

3
En 1982 el grupo Entendido tuvo diferencias internas. En 1980 nació como una revista, luego en 1982 se conformó en un grupo de debate. Edgar Carrasco y Abdel Güerere me contaron que por diferencias internas, el grupo se disolvió.

No tuvieron que esperar mucho para reconciliarse. En 1983 los diarios anunciaron la llegada del SIDA a Venezuela. La prensa tituló "Llegó el cáncer gay" y con el anuncio recrudecieron los allanamientos policiales a los sitios de ambiente. A los pocos meses, la revista Entendido volvió a salir. La meta era denunciar el incremento de los atropellos policiales tras el pánico causado por el SIDA.

4
En 1993 se fundó el Movimiento Ambiente de Venezuela (MAV), la segunda organización LGBTI del país. Estaba dirigida por Oswaldo Reyes con un liderazgo poco democrático. A Oswaldo o lo querías o lo odiabas, pero difícilmente te daba igual. En el Movimiento Ambiente hubo varios divorcios que terminaron siendo cataclismos. Literalmente, el MAV tenía que empezar de cero. En la primera y segunda crisis del MAV, los integrantes se fueron y crearon nuevas organizaciones. Así nació Ases, Lambda, Unaf, entre otras. Al menos eran crisis fructíferas.

5
En 2001 se creó una Red GLBT en Venezuela. Era la primera. La Red coordinó la celebración del primer mes de la diversidad sexual. Para los organizadores no fue una experiencia agradable. En esa época ocurrió el divorcio entre Ases y Lambda. Pasaron muuuchos años para que sus directivos se volvieran a sentar en la misma mesa.

6
En el 2004 se intentó resucitar a la Red GLBT. Creo que se llamó Grupo de Trabajo GLBT. La idea no cuajó (otra historia). Por varios años, algunos intentaron revivir la Red, pero se frenaba por las diferencias entre las organizaciones caraqueñas.

Sólo hizo falta que un grupo de evangélicos hiciera una protesta multitudinaria en la Plaza Bolívar defendiendo "la institución de la familia" y rechazando las demandas "gay" para que los grupos LGBT caraqueños limaran sus diferencias y decidieran trabajar en conjunto. Luego de aaaaños de peleas estériles, tuvieron que reconciliarse y cerrar filas. Se dieron cuenta que la pelea no era entre ellas/os sino con los homofóbicos de afuera.

7
En 2005 Heisler Vaamonde consiguió que la Alcaldía Metropolitana financiara la marcha del orgullo GLBT. Juan Barreto era alcalde metropolitano en esa época. Desde esa posición, Heisler impuso una política de veto por 6 años seguidos. Cada año prohibía el derecho de palabra de una organización. Esto lo hacía sin ningún criterio. Un año excluía a una chavista, el año siguiente a una opositora. En fin. Varios divorcios ocurrieron en esos años. Algunos de esos ya han sido superados.

8
Este año lograron quitarle el control de la marcha del orgullo a Heisler Vaamonde. No sé muy bien cómo lo hicieron, pero ¡qué bueno que lo lograron! Lamentablemente eso no fue suficiente.

9
Este año convocaron 2 marchas el mismo día y en la misma ciudad. Yo soy guerrero, pero es absurdo cruzar toda la ciudad caminando. La única vez que lo hice fue en una marcha de Chávez desde Parque del Este hasta Miraflores en el 2004. Estuve dos días escoñeta'o. Lo siento, no tengo la resistencia ni la juventud para cruzar toda la ciudad a pie un mismo día.

10
Luego comenzaron a acusarse de saboteadores de lado y lado. Debo confesarles que lo gracioso de todo esto es que ocurrió entre gente de izquierda, entre gente que se define chavista y revolucionario. Si hubiera ocurrido entre opositores y chavistas, uno pudiera decir que la polarización golpea hasta al movimiento sexodiverso caraqueño... pero no, los insultos, las acusaciones, incluso la golpiza se dio entre gente que defiende el proyecto del presidente Chávez.

Suspiros

11
Afortunadamente la cobertura mediática de la marcha siempre es superficial. ¿Se imaginan a Globovisión mostrando que en la marcha "gay" de este año se cayeron a golpes dos grupos chavistas? Hubieran gozado un puyero.

12
¿Cuánto va a durar este divorcio?

Durará hasta que la Conferencia Episcopal venezolana vuelva a sacar un comunicado defendiendo a la familia y en contra del matrimonio igualitario. Durará hasta que las iglesias cristianas organizan una marcha contra lo que consideran la aberración de que dos lesbianas puedan adoptar.

Durará hasta que los políticos, del gobierno y la oposición, vuelvan a hacer declaraciones homofóbicas altisonantes con la intención de ganar votos en las elecciones que siguen al 7 de octubre.

Durará hasta que asesinen a varias transexuales en algunas ciudades del país. Durará hasta que tengamos a nuestro propio Daniel Zamudio. Durará hasta que comiencen a matar a gays y lesbianas en Choroní.

Este divorcio, como los anteriores, durará hasta que los activistas entiendan que la pelea no es entre nosotras/os sino contra aquellos que se oponen a nuestros derechos. Durará hasta nos veamos obligados a cerrar filas, no porque nos caigamos bien, sino porque el cerro de mierda que nos viene de afuera, no nos deja otra posibilidad.

Así que, difiero de aquellos que auguran un largo divorcio del movimiento LGBTI caraqueño. Más pronto que tarde, y siempre con nuestras diferencias, volveremos a trabajar juntos.