sábado, 14 de abril de 2012

La homofobia como arma política en Venezuela



En Venezuela se cumplieron 10 años del golpe de estado que derrocó por varias horas al presidente Hugo Chávez. En el marco del aniversario, se realizaron varios actos. Uno de ellos contó con la participación del ministro de relaciones exteriores Nicolás Maduro. En su discurso, Nicolás tildó a los líderes de la oposición de ser un grupo de "mariconsones y sifrinos". Las declaraciones evidentemente homofóbicas provocaron el rechazo de dos agrupaciones sexodiversas venezolanas. Abajo, les dejo el texto de la Red LGBTI de Venezuela.

Desde algunos sectores de izquierda de la comunidad LGBTI se acusa a la Red LGBTI de ser un espacio de la derecha venezolana. Yo suelo rechazar esta etiqueta porque en el seno de la Red hay activistas a favor y en contra de Chávez. Sin embargo, este comunicado de la Red me desmiente.

A pesar de que difiero con algunas afirmaciones del comunicado de la Red, se los transcribo completo.
................

Homofobia de Estado

Ante las intolerables declaraciones del canciller Nicolás Maduro, en las que pretende descalificar a ciertos líderes políticos por su supuesta condición de “mariconsones” expresamos nuestra más firme condena y repudio.

Es inaceptable que un funcionario público se exprese en esos términos, utilizando la condición de las personas homosexuales como arma arrojadiza, para descalificar u ofender al adversario político.

Es además incomprensible viniendo de un gobierno que se dice de inclusión y que no solo ha aprobado normas jurídicas que reconocen en forma parcial e insuficiente la protección de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero, sino que ha apoyado todas las declaraciones internacionales que llaman precisamente a hacer efectiva esta protección. Es incomprensible igualmente la actitud de apoyo de las personas ahí presentes, cuando algunas de ellas se han pronunciado públicamente a favor de los derechos de estos grupos vulnerables.

Son de sobra conocidos los efectos mortales que tienen para las personas LGBTI este tipo de declaraciones y actitudes políticas. Se les deshumaniza y se les señala como menos que humanas, como parias, y por ello no es casual que sean las víctimas más frecuentes de los crímenes de odio más atroces, promovidos siempre por la más abyecta impunidad.

Este nuevo episodio de homofobia de estado nos lleva a recordar las tristemente conocidas declaraciones del entonces Fiscal General de la República, acerca del caso Piñango (sacerdote asesinado en un hotel de Caracas), lo cual comprueba una vez más que el estado venezolano actual en modo alguno tiene intención de cumplir con sus obligaciones internacionales y constitucionales frente a los derechos y a la dignidad humana de las personas LGBTI.

Entendemos que es por esta razón por la cual Venezuela es prácticamente el único país de Suramérica en el cual el tema de la diversidad sexual es todavía un tabú: No se ha logrado ni siquiera discutir leyes de igualdad, ni mucho menos políticas públicas de salud, seguridad, educación y trabajo. Y al menos tres de los borradores conocidos del proyecto de Ley del Trabajo (que pretende el Presidente dictar por medio de Decreto antes del 1ro de mayo sin que se conozca el contenido) OMITEN la no discriminación por "opción sexual" que se encuentra en el Reglamento desde 1994 (tiempo del derechista Caldera).

Alertamos sobre la creciente homofobia gubernamental, y la negativa a discutir siquiera temas sobre diversidad sexual y de género, lo que produce que Venezuela no sólo no haya avanzado a la par de otros países de la región en este tema, sino que haya retrocedido significativamente. El ejemplo más conspicuo es el del reconocimiento de la identidad de las personas trans. El primer reconocimiento tuvo lugar en 1977. Desde entonces, y hasta 1998, hubo más de 150 reconocimientos de identidad. Desde 1998 hasta ahora sólo ha habido dos reconocimientos de identidad y para personas intersexuales (en el caso concreto XXY) por jueces de instancia en Falcón y Miranda. Y el Tribunal Supremo de Justicia, Sala Constitucional, mantiene TOTAL SILENCIO sobre el recurso constitucional de reconocimiento de identidad de Tamara Adrián por casi OCHO AñOS, constituyédose en uno de los peores casos de denegación de justicia de que se tenga conocimiento.

Exigimos entonces, unas disculpas públicas de parte no solo del canciller sino de las personas claramente identificadas en el video, quienes se han pronunciado en innumerables oportunidades a favor de la inclusión de la diversidad sexual, pero que con la actitud mostrada en el video que nos concierne, desdicen de la sinceridad de esas declaraciones de apoyo.

En definitiva, nos encontramos ante una pseudo revolución conservadora, homofóbica y excluyente de la diversidad sexual.

Red LGBTI de Venezuela