jueves, 12 de mayo de 2016

Concierto mínimo para pecadores máximos de Rei Berroa


Besa esta boca que he estado
esperando siglos para poder
tener en el tacto el placer de la saliva

Toca desnudez, ingles, lame lóbulo de oreja,
con exceso rasga piel, ranuras desombliga,
que lo importante es provocar el claroscuro de los cuerpos
hasta vencer la oscuridad y sembrar la luna en las alcobas.



Sáltame la alarma de la lengua,
arráncame la soledad de un solo lametazo,
quema los temores de la muerte fría,
pulsa las teclas explosivas de mis pechos
como diosas diminutas que perdieron una vez
el norte del deseo y lo rescatan en una sola noche de locura.

Bello es el exceso en el amor
y en todo lo prohibido.

Estruja, hierve, orgía,
a dentelladas muerde con anillos espumosos,
ruge, amante, ruge y aleona.

Ríos de leche y miel es la tierra prometida
y un caballo ya ensillado aguarda su momento
para pasear tus muslos sorprendidos
por un concierto efímero para pecadores incurables.

*****
Este poema forma parte del “Libro de los dones y los bienes” de Rei Berroa

Él nació en República Dominicana en 1949. Ha hecho de todo: ha sido poeta, ensayista, crítico literario, antólogo, traductor, dramaturgo y profesor universitario. Desde el 2001 es coordinador del Maratón Anual de Poesía. Sus textos han sido traducidos al portugués, italiano, turco e inglés.

Les transcribo un pedacito del texto de la contratapa: “El Libro de los dones y los bienes es una reconstrucción imaginaria del hombre que dialoga con nuestra moral: hipocresías, falsas posturas, creencias y triunfos. (Rei Berroa) apuesta a la risa concreta, convertida en acto, más que en el humor conceptual. Es un libro lúdico”.

Este poemario lo hizo la editorial pública venezolana El Perro y la Rana y forma parte de la colección Poesía del mundo, Serie Contemporáneos.