domingo, 4 de febrero de 2018

Poema de Marichiko


VII
Hacer el amor contigo
Es beber agua del mar.
Más bebo
Más sedienta estoy,
Nada puede saciar mi sed
sino beber el mar entero.

IX
Me despiertas,
Separas mis muslos y me besas.
Te regalo el rocío
De la primera mañana del mundo.

XII
Ven, como tú vienes
Suavemente al rosado lecho de brasas
De mi hogar
Brillando por el absoluto bosque nocturno

XIII
Tendida en el prado, abierta a ti
Bajo el sol del mediodía,
Humo brumoso cubre a medias
Los pétalos rosados.

XX
¿Quién está allí? Yo.
¿Yo quién? Soy yo. Eres tú.
Tomas mi pronombre.
Y somos nosotras.

XXII
Quisiera ser
Kwannon de once cabezas
Oara besarte, Kwannon
De mil brasos,
Para abrazarte eternamente.

XXIV
Grito mientras muerdes
Mis pezones, y el orgasmo
Drena mi cuerpo, como si
Fuera cortada en dos.

XXV
Tu lengua se mueve y rasguea
Dentro de mí, y yo me vuelvo
Hueca y ardo con luz
En torbellino, como el interior
De una basta perla expandiéndose.

XXXV
La úngula duerme en el predio de bambú,
Una noche un hombre la atrapa en trampa de bambú,
Ahora duerme en una jaula de bambú.

XXXVI
Estoy triste esta mañana,
La niebla fue muy densa,
No pude ver tu sombra
Cuando pasabas frente a mi shoji.

XL
Como la rueda sigue al casco
Del buey que jala el carro,
Mi pena sigue tus huellas
Mientras me dejas al amanecer.

XLI
En la montaña,
Entregado,
Perdido en la niebla, el faisán
Grita, buscando su pareja.
******

Marichiko es un heterónimo de Kennet Rexroth. Este poema lo leí en la Antología de poesía erótica de la Editorial Leviatán. La selección estuvo a cargo de Claudia Schvartz y se imprimió en 1988 en Argentina. Acá puedes leer micomentario sobre esta obra.