sábado, 10 de diciembre de 2016

"Te quiero, yo tampoco" de Miguel Bosch


1
“Hola, me llamo Miguel y acabo de empezar una docu-serie gay que seguramente acabará con mi relación de pareja y con la tranquilidad de mi madre”. De esta forma, Miguel Bosch nos presenta su videodiario “Te quiero, yo tampoco”.

Esta serie la conseguí en la página del compa Salvador Núñez.

¿De qué va? Acá te cuento.

En 2010, Miguel conoce a Fran, y comienzan a salir. En ese momento Miguel le promete a Fran que si siguen juntos en el 2015, se casarán. El tiempo pasa y llega el momento de cumplir esa promesa. Fran está listo pero Miguel no se siente preparado para cumplirla.

Ese es el punto de partida de "Te quiero, yo tampoco".


2
En el primer capítulo Miguel dice: “Los gays tenemos la suerte (y la desgracia) de no tener el peso de la tradición a la hora de diseñar nuestro modelo de vida y familia. Estamos ante una hoja de ruta en blanco y sin la presión social de ‘lo que deberíamos hacer`. Por eso muchos investigan fórmulas y modelos de familia que a primer golpe de vista, son muy sorprendentes. Durante cuatro meses, vamos a pasar fines de semana con gays dentro y fuera de los estereotipos, vamos a conocer su modelo de vida y vamos a pedirles consejo. Mi madre también va a estar ahí para dar su opinión. Muy a pesar de Fran, voy a grabarlo todo”,



“Voy a hablar de los gays que conozco, de los gays que quieren hijos pero no saben de qué manera, de los que no van al orgullo gay pero defienden sus derechos, de los que si van y bailan en las carrozas como el que más, de los que ocupan puestos de responsabilidad, de los que se han casado con amigas lesbianas, de los que rompen todos los estereotipos, de los que hacen couching sexual, de los “normales”, de los que se disfrazan de mujer cada fin de semana para salir de fiesta, de los que viven asilvestrados en la montaña… quiero hablar con todos ellos, conocer su modus vivendi y que me aconsejen a mí: ¿Qué hago? ¿Me caso con Fran? ¿Cómo montarías la boda? ¿Voy a vivir con él? ¿Cómo se dibuja el futuro y la vejez?".


3
Cuando me topé con la serie, ya se habían publicado 19 episodios.

Este videodiario tiene mucha frescura. La música, la edición, el uso de collages en el montaje. Miguel hizo un trabajo muy lindo. Además fue muy valiente. No es fácil abrirte y contarle tu vida privada al resto del mundo por internet. El resultado está chévere.



La historia está montada sobre tres personajes. Está Fran el cascarrabias que no le gusta esta invasión de su privacidad; está Miguel el vouyer con cámara en mano permanentemente, y por último está la mamá de Miguel que sirve de ancla para el público heterosexual.



La madre es genial. Le encanta el limoncello y se lamenta de no haber apoyado más a Miguel cuando él salió del armario. Uno de los aportes de ella es que ayuda a desdramatizar algunas situaciones de las relaciones de pareja, que los gays creen exclusivo del mundo sexodiverso.


4
Sobre el proceso de creación, comparto una declaración de Miguel que vi en una nota de Esteban Rico de Universo Gay:
“La serie se va a construir a tiempo real, apoyándose en la interacción con la gente que la vea. Por ejemplo, los mismos internautas fueron los que, tras el primer capítulo, me ayudaron a buscarle título a la serie. Quiero que la gente pueda interferir directamente en el devenir de la serie, proponiendo cosas que podemos hacer, personajes a los que entrevistar, o debates. Esa es la gracia de internet, la inmediatez, y quiero aprovecharlo. Realmente no sé qué pasará con mi vida, si me casaré o no, si iré a vivir con Fran o no; y quiero que la gente presencie mis dudas al mismo tiempo que las vivo yo”.

5
Concluyo con un comentario. Más que una crítica, es solo una reflexión.

Me llamó la atención que Miguel y Fran (al menos en pantalla) nunca se plantearan la posibilidad de conocer una pareja con una relación abierta, un trío estable, o incluso una relación poliamorosa.

Hubiese sido otro aporte al abanico de relaciones que Miguel presenta en su videodiario.



Dicho esto, te recomiendo que veas "Te quiero, yo tampoco" de Miguel Bosch. Me gustó.