miércoles, 22 de abril de 2015

Bitácora de lecturas del 2011


1
En el año 2011 estuve trabajando de madrugada. Fue una experiencia muy rica, pero el cambio de horarios afectó mis hábitos de lectura. Ese año solo pude leer 25 libros. Es mi registro más bajo en estos primeros cinco años.

2
El primero que leí fue "Brasil entre el paso y el futuro" de Emir Sader y Marco Aurelio García. Es una compilación de artículos que sale para analizar cuánto ha avanzando Brasil desde que el Partido de los Trabajadores está en el poder. Creo que el libro se editó en una coyuntura electoral, las presidenciales que le permitieron a Lula darle el testigo a Dilma.

El último que disfruté fue "Cuentos de sobremesa" de Toto Aguerrevere. Él es un bloguero y lo que hizo fue reunir algunas de sus crónicas y publicarlas en formato de libro. Lectura ligera y divertida. Alguien que lo conoció me dijo que él había salido con un actor venezolano muy famoso y que ahora está triunfando en Hollywood. Compré el libro pensando que Toto era abiertamente gay. No dice nada sobre esto ni sobre su orientación sexual.


3
¿Favoritos? Tengo cuatro. En este orden. Me pareció hermosísimo "Dos cubalibres. Nadie quiere más a Cuba que yo" del cubano Eliseo Alberto. Me arrugó el corazón leer a Eliseo Alberto. Dos años después murió en México. Le rindieron un homenaje en Bellas Artes. Era una persona muy querida.

"Yo no vengo a decir un discurso" es una compilación de discursos de Gabriel García Márquez. Me encantaron.

Los "Cuentos del Caribe" de la venezolana Gloria Stolk fueron apasionantes. Si alguien quiere conocer al Caribe, Gloria es una buena opción. No entendí muy bien lo que ocurrió en torno a su muerte. Me dio la idea de que se había quitado la vida pero el prólogo no lo dice con claridad.

Por último, me encantó la poesía de Aracelis García en su obra Poesía, pretexto y otros males. Franca, directa, fresca.

4
¿Autores? Repetí con Eduardo Galeano, esta vez con su "Patas arriba: la escuela del mundo al revés". En una antología de escritores cubanos me gustó mucho un relato de Zoe Valdés, así que busqué y encontré este libro de ella "Una novelista en el Museo del Louvre". Me gustó. La historia de los cuadros más famosos pero contados a través de la ficción y con Zoe como una de las protagonistas. Me quedó la impresión de que Zoe es una escritora sexodiversa.

Una sorpresa fue la venezolana Maritza Aviles. Ella es una enfermera que participó en el concurso del Ministerio de la Cultura “Cada día un libro”. Ella ganó con su novela "La segunda oportunidad" una obra de ciencia ficción. En unos años el mundo se va a sorprender con las joyas literarias que surgieron de este enorme esfuerzo del Gobierno Bolivariano para apoyar a las nuevas generaciones de escritoras y escritores en Venezuela. Creo que Maritza es una de esas gratas sorpresas.

5
Sobre los temas, en 2011 leí más sobre diversidad sexual. Me gustó "Una historia natural de la homosexualidad" de Francis Mark Mondimore. Francis tiene una enorme capacidad de síntesis y de explicar de manera sencilla temas muy complejos como la conformación del cerebro en un feto, o los hábitos sexuales en las comunidades indígenas alejadas.

"Artes plásticas y homosexualidad" de Emmanuel Cooper es una obra densa. No es para gente que no conoce mucho del tema. Él hace un recuento bien minucioso sobre artistas sexodiversxs en el siglo veinte. Me gustó este libro pero, repito, no es para principiantes.

En 2011 leí dos autobiografías interesantes: la de Ricky Martín y la del actor porno gay español Martín Mazza. Interesantes lecturas. Las dos ya están reseñadas en el blog.

También en 2011 leí mucha poesía. Me gustó el homoerotismo del argentino Ernesto Camilli en su "Equinoccio homo". Es una obra de una editorial cartonera del sur. Me encantó el formato.


6
¿Otras recomendaciones?
Disfruté un montón conocer a Esperanza Vera, una feminista de la generación del 58. El libro es una entrevista realizada por Gioconda Espina. Se llama "Vera otra vez" y la puedes leer gratis por internet.

Escribir ayuda a sanar y si no me crees, tienes que leer "Fugas de tinta. Crónicas, cuentos y relatos escritos desde la cárcel" de Colombia. El coordinador de este proyecto es José Zuleta. Creo que se ha repetido esta experiencia en varios países de la región. Asombroso el poder liberador de la palabra, sobre todo cuando estás en prisión.

7
La que menos me gustó de 2014 fue El silencio de las piedras de Lucía Salermo. Me pareció inaccesible.

PD: Desde el 2010 hago un recuento de los libros que leo cada año. Conoce la causa leyendo Finito.