domingo, 15 de marzo de 2015

Dos poemas de Jorge Gaitán Durán


Se juntan desnudos
Jorge Gaitán Durán

Dos cuerpos que se juntan desnudos
Solos en la ciudad donde habitan los astros
Inventan sin reposo al deseo.
No se ven cuando se aman, bellos
O atroces arden como dos mundos
Que una vez cada mil años se cruzan en el cielo.

Sólo en la palabra, luna inútil, miramos
Cómo nuestros cuerpos son cuando se abrazan,
Se penetran, escupen, sangran, rocas que se destrozan.

Estrellas enemigas, imperios que se afrentan.
Se acarician efímeros entre mil soles
Que se desplazan, se besan hasta el fondo,
Saltan como dos delfines blancos en el día,
Pasan como un solo incendio por la noche.


Amantes
Jorge Gaitán Durán

Somos como son los que se aman.

Al desnudarnos descubrimos dos monstruosos
Desconocidos, que se estrechan a tientas,
Cicatrices con que el rencoroso deseo
Señala a los que sin descanso se aman:

El tedio, la sospecha que invencible nos ata
En su red, como en la falta dos dioses adúlteros.

Enamorados como dos locos,
Dos astros sanguinarios, dos dinastías
Que hambrientas se disputan un reino,
Queremos ser justicia, nos acechamos feroces,
Nos engañamos, nos inferimos las viles injurias
Con que el cielo afrenta a los que se aman.

Sólo para que mil veces nos incendie
El abrazo que en el mundo son los que se aman
Mil veces morimos cada día.

***
Estos dos poemas los leí en la Antología de poesía erótica de la Editorial Leviatán. La selección estuvo a cargo de Claudia Schvartz y se imprimió en 1988 en Argentina. Acá puedes leer mi comentario sobre esta obra.