miércoles, 9 de julio de 2014

Mi experiencia como activista


El activismo en mi vida (II de V)

Esta es la segunda nota del seriado con mis ideas sobre el activismo. Acá te cuento en qué experiencias he participado.




Lucha contra el Sida
Cuando estaba en la universidad conocí a Lowing González y Marcel Quintana de Ases de Venezuela, una ONG que trabaja en el área de VIH/Sida.

Durante varios años los ayudé diagramando sus boletines informativos. Acá puedes ver algunos de esos trabajos. Con Lowing aprendí un vainero sobre activismo, diversidad sexual y VIH en Venezuela. Le tengo mucho cariño.

Él me dice que soy su hijo, un “mal hijo” además porque lo tengo abandonado. Desde que comencé a trabajar ha sido difícil mantener mis actividades voluntarias, pero yo me alegro un montón cuando lo veo.

Cada vez que hay un peo entre las organizaciones LGBT o de VIH del país, le pregunto a Lowing su visión del conflicto. Su opinión siempre es balanceada y me ayuda a poner en contexto lo que ocurre.


Contranatura
En 2003 nació este grupo de estudio de la diversidad sexual de la UCV. Conocí a Rodrigo Navarrete y Carlos Gutiérrez en las miniolimpiadas LGBT del Parque del Este de ese año.

El nombre era escandaloso y cuando me explicaron su origen, me encantó. Somos contranaturales porque todo en las sociedades humanas está permeado por la cultura. No hay nada natural en los grupos humanos.

Marianela Tovar, una de las fundadoras, dice que lo que comemos, cómo lo comemos, lo que vestimos, incluso cómo caminamos, está filtrado por la cultura. Yo apoyo esa idea.

De todas las experiencias, confieso que ésta es donde más a gusto me he sentido. Varios años después me sigo sintiendo un contranatural.

En 2004 el grupo organizó las segundas jornadas universitarias de la diversidad sexual. En ese momento expresé mis reservas. Sentía que el equipo todavía no tenía la musculatura para asumir la organización de un evento tan grande.

Lamentablemente acerté. Después de las jornadas el grupo se disolvió. Se dejaron de hacer las lecturas semanales.

En 2008 o 2009 Rodrigo, Carlos y Marianela dictaron un diplomado sobre diversidad sexual en la UCV. Los participantes quedaron con ganas de seguir leyendo sobre el tema y en 2011 relanzaron las sesiones de estudio de Contranatura.

Apenas supe, me incorporé. Me sentía como Ricky Martin en el nuevo Menudo. El viejo, pues. Había una nueva camada de activistas que no conocieron al grupo inicial. A ellos les daba un poco de piquiña el nombre de Contranatura. No entendieron la idea original.

Esta segunda experiencia no cuajó porque no pudimos mantener las sesiones de lectura regularmente. Acá una reseña de esta segunda etapa.


Tertulias de la Diversidad Sexual
Uno de los hijos de Contranatura fueron las Tertulias. Nacieron en el 2004 con el objetivo de crear un espacio de diálogo no tan académico como el grupo de la UCV.

Los padres fueron Carlos Gutiérrez y Jesús Ravelo. A los meses me sumé al equipo organizador. El primer martes de cada mes era la cita de estas conversas sexodiversas.

Las tertulias se mantuvieron en el tiempo porque no exigían mucho tiempo de los organizadores. Poco a poco los compañeros se fueron retirando por otros compromisos o mudanzas. En 2011 yo era el último tripulante del barco, así que entendí que era el momento de llevar el bote a puerto.

Fue una experiencia muy grata. Durante esos años escuché muchísimos testimonios de personas hablando de su vida, sus miedos, sus sueños. Estoy muy agradecido por eso. Acá puedes ver el blog de las Tertulias.

El otro lado de la moneda
Ahora, no todo ha sido color de rosa. Ha habido varias experiencias donde he participado y de las que no tengo un balance positivo. Acá menciono dos.

Diversidades en acción
En 2007 varios activistas estábamos cansados de las peleas estériles entre las organizaciones LGBT de Caracas. Por eso, decidimos crear "Diversidades en acción" un espacio que reuniera a activistas "de a pie", sin organizaciones. Queríamos hacer cosas concretas, plantones, protestas, campañas, sin tener que lidiar con los egos de las "organizaciones" LGBT caraqueñas.

Tuvo un buen arranque. Logramos que retiraran unas vallas machistas en Valencia, llevamos cartas de protesta a varias embajadas, pero después vino la campaña por la Reforma Constitucional en Venezuela.

Había chavistas y opositores en el grupo, así que acordamos no tratar la Reforma dentro del espacio. La polarización limitó nuestra capacidad de acción.

Yo me encargaba de hacer las minutas de las reuniones. Mis resúmenes quedaron bien chéveres. Recuerdo una sesión donde nada de lo que se había acordado en la reunión anterior, se había cumplido.

En ese momento sentí que estaba perdiendo mi tiempo. No fui más.

De esa época quedó la lista de correos "Diversidades en acción". A veces sirve pa poner en contacto a algunos activistas LGBT de Caracas.

Grupo ESE
En esa época se había creado el Grupo ESE, un espacio que vinculaba las luchas de feministas con las demandas de lesbianas y mujeres trans. Se trataba de una experiencia inédita en Venezuela.

La meta era promover una agenda feminista y sexodiversa conjunta. Acá había chavistas y opositoras, pero entendieron que la Reforma era solo una coyuntura. Ellas exigían reivindicaciones que iban más allá de una situación coyuntural.

Todo muy fino. Me sumé.

En la segunda reunión a la que fui, una de sus integrantes me acusó de haber filtrado la minuta de la reunión anterior. Sin ninguna prueba. Algo absurdo. Una loca paranoica que suele tener arranques de agresividad.

A pesar de que me dije mentalmente que volvería, no fui más. No soy bueno lidiando con gente violenta. Si es por un trabajo formal, pues hago el esfuerzo, pero ¿en un trabajo voluntario? No, gracias.

Hasta acá mi recorrido por algunas organizaciones. Hay otras pero no están vinculadas a la diversidad sexual, el feminismo o la lucha contra el VIH, así que no las comento en esta nota.