sábado, 4 de enero de 2014

Si conseguimos las leyes, ¿ya ganamos la batalla?

Una ley de identidad no es el final del camino. Es un avance tener una ley que reconozca los nombres y géneros de nuestras compañeras transgéneros, pero después de eso queda toda la mierda y la transfobia que las personas trans deben enfrentar diariamente.

No tenemos que esperar a conseguir una ley de identidad para luchar contra la transfobia y sensibilizar al resto de la población sobre la violencia que enfrentan nuestras compañeras trans.

Eso me vino a la mente al leer esta triste noticia de Argentina. 

Laura Aixa Xuxu Aguilar Millacahuin fue la primera mujer transgénero que obtuvo su partida de nacimiento y documentos de identidad acordes con su género autopercibido. Ella se hizo relativamente famosa en su provincia porque recibió su DNI de manos de la propia gobernadora de Cien Fuegos, Fabiana Ríos.

Bueno, Laura fue asesinada a mediados de 2013 a puñaladas. Dos personas están detenidas por el crimen. Al parecer Laura fue víctima de la violencia de género porque el presunto asesino era su pareja.

Leer esto nos ayuda a entender que todavía falta mucho por hacer. Las leyes son parte del proceso, pero no son remotamente la solución definitiva. Mis condolencias a la familias y amigxs de Laura.

Si quieres más detalles del caso, lee esta nota de Télam