lunes, 26 de agosto de 2013

¿Hay centros de tortura de homosexuales en tu país?

Ecuador denuncia una red de clínicas clandestinas que torturan a personas sexodiversas. El anuncio lo hizo Carina Vances, la ministra de salud de Rafael Correa, además la primera ministra abiertamente lesbiana de Ecuador.

De esa nación andina ya han llegado varias noticias sobre estos centros ilegales que intentan "curar" la homosexualidad y el lesbianismo. Son supuestas clínicas para tratar las adicciones que han incluido la "deshabituación" a la sexodiversidad en su catálogo de servicios. Sólo en 2012 el gobierno ecuatoriano desmanteló una red de centros clandestinos que agrupaba a 18 establecimientos.

Hace unos meses saltó a la opinión pública mundial el caso de Zulema. Ella fue internada por sus padres en uno de estos centros y luego de numerosas torturas, Zulema escapó y pudo contar su historia a los medios de comunicación.

Sobre estos casos, me surgen varias preguntas ¿Por qué estos centros han sido noticias sólo en Ecuador y no en otros países de la región? ¿En Ecuador estas seudoclínicas tienen redes más sólidas de funcionamiento? ¿o es que en otros países sudamericanos las denuncias no han llegado a los medios de comunicación?

Buscando una respuesta, descubrí que en Ecuador se consideró la homosexualidad como un delito hasta 1997. Como lo oyes. El Código Penal establecía penas de entre 4 a 8 años para los que se declaraban públicamente LGBTI. Bárbaro.

¿Patrimonio de Ecuador?
Hace unos años en Caracas hicimos una tertulia sobre estas terapias que supuestamente "curan" la homosexualidad y me sorprendí cuando escuché de varios centros que funcionan en Caracas. ¿Cuántos locales como éstos no habrá en nuestras ciudades y nosotrxs no nos enteramos?

Se trata de una de esas tareas pendientes que habrá que hacer en algún momento. Somos corresponsables que centros ilegales como éstos operen frente a nuestras propias narices.

Estoy seguro que si hacemos una encuesta entre lxs jóvenes LGBTI, descubriremos muchos de estos "consultorios", "médicos" e incluso psicólogos y psiquiatras con título que se prestan para este tipo de torturas a adolescentes lesbianas, gays, bisexuales y trans.

Si quieres conocer más sobre las denuncias en suelo ecuatoriano, lee esta nota de Europa Press