lunes, 13 de mayo de 2013

Sexo sin tabú de Elizabeth Araujo


El libro lo encontré cuando estaba paseandito por el IPSFA, un centro comercial cerca del Paseo de los Próceres en Caracas. Sexo sin tabú es una selección de los artículos de Elizabeth Araujo publicados en el diario de oposición venezolana El Nacional.

Ella los agrupó en tres bloques: (1) Sobre anatomía, (2) Entre gustos y colores y (3) Consejos sobre salud sexual. Hay de todo un poco. Está variado. A veces esta periodista peca de ver el mundo muy heterosexual. De vez en cuando ella hace referencia a que también hay gays, lesbianas y bisexuales, pero muy de vez en cuando.

Al ser una recopilación de artículos ya publicados, hay errores de transcripción y pelones frecuentes cuando uno hace diarismo, que en el día a día se puede justificar por la premura, pero en la edición de un libro se puede corregir. Esperemos que la nueva edición venga con menos pelones.

Salvo estas dos observaciones, es una lectura sabrosa, entretenida. Son artículos cortos, ligeros, con algunos datos curiosos.

¿Lo compro o no lo compro?
Acá comparto diez cosas nuevas que descubrí con este libro y por las que vale la pena comprarlo. Hay muchas más, pero te doy solo diez.

  • En Guam hay hombres con un trabajo particular. Viajan por todo el país desflorando a las muchachas vírgenes. Ellas les pagan a estos caballeros para que las ayuden a perder la virginidad. ¿Sabes por qué? Porque en Guam la ley prohíbe casarse a las mujeres vírgenes.
  • Algunos tacazos de leche pueden alcanzar una velocidad de 45 kilómetros por hora. Así que cierra los ojos si estás mamando uno.
  • El 5% de las mujeres es alérgica al semen. También hay hombres que sufren de esta alergia. Cada vez que acaban, pasan una semana en cama. Algunos de ellos han aprendido a masturbarse sin llegar a eyacular. Algo habrán hecho en otra vida para que Dios los castigara de esta forma.
  • En Indonesia masturbarse está penado con la horca. Allá la discreción es de vida o muerte, literalmente.
  • En la calle de los Hoteles en Caracas quedaba un “burdel a lo Botero”, es decir, era para hombres que les gustaban las mujeres gordas. Los expertos han bautizado esta atracción como “anastimafilia” y significa “excitación por obesos”. En la comunidad sexodiversa se les conoce como “Chaser” o “cazadores de osos”.
  • En la Polinesia las parejas de 18 años de edad hacen el amor un promedio de tres veces por noche, todos los días, hasta que cumplen 30 años. Después el promedio baja a 14 veces por semana. Seguramente allá no ha llegado la televisión.
  • El tamaño promedio del pene erecto es de 12,7 a 15,3 centímetros “mientras que el miembro del gorila adulto es de 5 centímetros, y no se queja” cuenta Elizabeth y es cierto. ¿Dónde has visto a una gorila hembra quejándose?
  • En el pacífico sur, específicamente en Toga, se les permite a los adolescentes tener relaciones sexuales, con el permiso de los padres de la muchacha y bajo la condición de no quedar embarazadas. Algún truco sabrán.
  • En Chacaíto hay un local para los que disfrutan teniendo sexo en público o les gusta ver mientras otras personas lo hacen. ¿Quieres saber cómo se llama el local? Está en el libro.
  • Termino con algunas fobias: medomalacufobia es el pánico del hombre a perder la erección; eurotofobia es el miedo a los genitales femeninos; galofobia es terror al pene (¡Dios me ampare!); gimnofobia es el temor a la desnudez propia o ajena; erotofobia es el miedo a hablar sobre temas eróticos. Esta última en mi pueblo la llaman mojigatería. Si quieres descubrir más sobre la sexualidad humana, consigue el libro. Se lee rápido ;)