sábado, 11 de mayo de 2013

Manifiesto del Grupo Entendido, primera expresión sexodiversa de Venezuela


Este es el Manifiesto del Grupo Entendido, la primera expresión organizada del colectivo sexodiverso venezolano. Lo encontré en la sede de Acción Ciudadana contra el Sida, cuando digitalizaba las ediciones de la revista Entendido de este mismo grupo. La meta era poner en línea todos los números de esta publicación pionera en el país. Creo que sería un valioso aporte para la recuperación y reconstrucción de la historia del movimiento LGBT venezolano.

Por vainas de la vida, perdí todo el trabajo digitalizado cuando se dañó el disco duro de mi computadora. Sí, lo sé. Debo tener siempre un respaldo de los documentos. Eso lo aprendí un poco tarde.

Sólo se pudo salvar el comunicado y algunas de las portadas. El comunicado lo encontré hace unos días entre unas carpetas de imágenes viejas. Se lo había ofrecido a Pablo Caraballo de la revista Gente Rara y no había podido enviárselo. Afortunadamente, ahora puedo cumplir la promesa.

Les transcribo el Manifiesto completo. No tiene desperdicio.

Manifiesto del Grupo Entendido


El Grupo Entendido surge por iniciativa de un grupo de hombres y mujeres homosexuales concientes de la represión que ejercen los agentes sociales sobre la expresión de las capacidades afectivas y sexuales del individuo, por lo tanto hemos asumido una actitud de investigación, crítica, denuncia y combate contra dicha represión.

Tradicionalmente y como consecuencia de siglos de oscurantismo religioso, apoyado por la legislación y los valores morales vigentes, se ha segregado la vida sexual de cualquier otro aspecto vital y se ha inhibido al individuo de manifestarse libremente en el plano sexual y afectivo, y por ende en el resto de sus actividades.

Hoy en día estamos en capacidad de afirmar, a la luz del análisis crítico de nuestras vivencias personas y apoyados en las diversas teorías científicas que el ser humano es congénitamente transexual; entendido esto como: "la disposición erótica polimorfa e indiferencia infantil que la sociedad reprime y que en la vida adulta todo ser humano lleva consigo en estado de latencia o bien mantiene confinado en los abismos del inconciente bajo el yugo del rechazo. (1) Este rechazo conduce directamente a la neurosis, a la alienación personal y colectiva, a la violencia solapada o desenfrenada y en definitiva a la infelicidad humana. Esta represión es ejercida a través de códigos y normas de comportamiento, que rigidizan la vida misma anulando la multiplicidad de un ser humano diverso y cambiante.

El desprecio por el deseo y afecto a personas del mismo sexo; la opresión ejercida sobre la mujer, como objeto de placer del macho, el mito de la superpotencialidad del macho sobre la hembra; la posibilidad de obtener placer condicionado a que se conduzca a la reproducción y al matrimonio; la imposibilidad, por parte de la mujer, del libre disfrute sexual; la limitación progresiva de la capacidad afectiva y sexual desde la propia infancia; la reducción del placer a los genitales son entre otras cosas, expresiones claras de esta crisis. "...El proceso de normalización sexual burgués apunta a mantener la imposición de una norma heterosexual dentro del marco de la familia monogámica y patriarcal. Esta norma ideal -y como tal irrealizable- gobierna tanto las prácticas sexuales propiamente dichas (la manera de hacer el amor), como los comportamientos afectivos (la manera de vivir la propia vida como hombre o como mujer), como también los puntos de referencia culturales (la manera de concebirse a sí mismo, de representarse como hombre o como mujer)..."(2)

"La norma sexual burguesa niega la sexualidad femenina y rechaza la homosexualidad; niega igualmente la sexualidad infantil". (2)
"La codificación de la vida sexual y afectiva de los individuos, a través del discurso social burgués, extiende así sus efectos a todos los aspectos de la vida cotidiana, que impregna de uno a otro extremo" (2).

Por eso, no podemos aceptar el actual estado de cosas que pregona su injusticia por doquier; no pretendemos integrarnos ni ser aceptados en un sistema al cual ya lo estamos de hecho, por ser seres humanos relaciones entre sí incorporados al hecho económico-social.

La modificación de este panorama de injusticia implica la transformación del sistema económico-social imperante y un profundo cambio en los actuales juicios de valor y criterios manejados colectivamente.

Para lograr eso, proponemos los siguientes objetivos:
1) Promover una política de concientización tendiente a:
A) Demostrar y difundir la existencia del deseo homoerótico (latente o manifiesto) en todo ser humano.
B) Demostrar la relación dialéctica existente entre la represión de la homosexualidad y el sistema económico-social imperante. Esto implica la denuncia de la norma sexual impuesta por la familia, el Estado, la Iglesia, la Escuela.

2) Fomentar la discusión más amplia de los distintos enfoques de la sexualidad y afectividad humana: siquiátricos, sociológicos o antropológicos, existenciales biológicos-

3) Denunciar y emprender acciones necesarias en relación a la represión social, legal y policial en contra de la homosexualidad.

4) Vincularse con organizaciones y personas que luchan en contra de toda discriminación y expresar fraterna solidaridad con sus luchas.

Finalmente afirmamos que nuestra lucha es parte del presente y apunta a un futuro luminoso para la humanidad donde toda segregación, discriminación y alienación económico-social sea parte de la prehistoria del ser humano.

(1) Elementos de Crítica Homosexual. Mario Mieli. Editorial Anagrama.
(2) La Cuestión Homosexual. Jean Nicolas. Editorial Fontamara.