miércoles, 27 de febrero de 2013

Avalancha a favor del matrimonio civil igualitario en Venezuela

La campaña ha ido agarrando cuerpo. Cada día más personas de todas las orientaciones sexuales e identidades de género se suman a esta excelente iniciativa venezolana. Yo estoy a favor del matrimonio civil igualitario en Venezuela, porque el matrimonio no es un privilegio heterosexual sino un derecho humano. Todos tenemos derecho a formar una familia, que el Estado la reconozca, garantice sus derechos y haga cumplir sus deberes.

Acá algunos de los nuevos rostros.

Florecita, Upata, estado Bolívar al sur de Venezuela
Soy madre de 4 hijos varones, Rafael es el mayor de ellos, a quien considero un hijo ejemplar, amoroso, buen hermano, un padre maravilloso, una persona de buena voluntad y excelente profesional.
Estoy muy orgullosa de él, lo amo, tiene mi respeto y como ser humano tiene el derecho a ser feliz con la persona a quien ama, para lo cual cuenta con mi apoyo incondicional siempre. Me expreso a favor del Matrimonio Civil Igualitario en Venezuela pues lo considero una causa justa”

Florecita, Upata Edo. Bolívar

#Exprésateafavor del respeto a todos los modelos de familias venezolanas, no más exclusión. 

 
Rafael y Gerardo, San Antonio, estado Miranda en el centro norte del país

Somos Rafael y Gerardo. Tenemos 5 años juntos y 4 de ellos viviendo como pareja, durmiendo cada día en la misma cama, robándonos las cobijas y peleando por las almohadas.

Somos trabajadores independientes y tenemos nuestra compañía de Diseño Web y Publicitario; y paralelamente hacemos vida activa en la Fundación Reflejos de Venezuela realizando actividades que ayuden a consolidar los derechos del colectivo LGBT, educando e informando a todos los que nos rodean en los temas y asuntos que nos unen y nos igualan como ciudadanos y seres humanos.

Uno de los retos más grandes que tenemos como pareja es entender que, para poder perdurar en el tiempo y consolidar nuestra vida conjunta, debemos comprender no sólo (y no tanto) nuestra peculiaridad como gay, sino nuestra gran similitud con los problemas y devenires de las parejas heterosexuales.

Tenemos las mismas angustias, los mismos retos, los mismos trajines del fregadero y la escoba, y compartimos la carne de la misma vaca con quien sabe cuánta gente en el mismo supermercado.

Por eso creemos firmemente que para poder proteger y hacer crecer lo que estamos construyendo, juntos, día a día, basados en el amor que tenemos el uno por el otro, es vital que Venezuela asuma una actitud progresista y defensora de los Derechos Humanos Fundamentales y apruebe lo antes posible el Matrimonio Igualitario.

#Exprésateafavor del Matrimonio Igualitario. Porque no somos distintos, no merecemos un trato distinto”