viernes, 21 de septiembre de 2012

Una pareja gay demanda a la Iglesia Católica en EE.UU.



Frente a los intolerantes y los homofóbicos hay que protestar, quejarse y armar peo. Y eso fue lo que hicieron dos personas gays en EEUU luego de ser blancos de la discriminación de la iglesia católica. Estoy hablandon de James Fairbanks y Alain Beret, los que vemos en la foto.

Ellos querían comprar una propiedad en la localidad de Sutton en Massachusetts. Encontraron una que les gustó. Pertenecía a la Diócesis de Worcester. Estaban haciendo los trámites, pero los sacerdotes encargados de la Diócesis decidieron suspender la venta porque se trataba de una pareja homosexual. Los católicos alegan que en ese sitio los potenciales dueños querían organizar bodas gays.

Una ley de Massachusetts prohíbe la discriminación por orientación sexual en materia de bienes raíces. Por eso, James y Alain demandaron a estos sacerdotes por homofobia. Ahora los intolerantes deberán responder a sus actos frente a los tribunales.

Este caso me confirma que sólo donde se protesta, hay cambios. ¿Cuántas personas sexodiversas en Venezuela no han podido inscribir a su pareja gayo lésbica en el seguro privado? ¿y por qué no han demandado al estado por este claro acto de discriminación? ¿Cuántos han sufrido atropello por parte de un policía? ¿y cuántos han denunciado en tribunales o en la Defensoría del Pueblo? ¿Cuántos han sido acosados en sus trabajos o centros educativos? ¿y cuántos han demandado? Hasta que no comencemos a enfrentar a los homofóbicos en los tribunales o en las instancias necesarias.


Más detalles de esta noticia en Dos manzanas