lunes, 28 de mayo de 2012

Tres comentarios sobre las actividades sexodiversas de junio

Durante las próximas 4 semanas habrá numerosas actividades sobre sexodiversidad en Caracas y otras ciudades del país.

La primera celebración del orgullo de la diversidad sexual se hizo en 2001. La naciente Red GLBT de Venezuela fue la organizadora.

Con los años, se han ido sumando eventos, primero en Caracas y luego en otras regiones del país. Desde el 2005 hay un crecimiento exponencial de las actividades fuera de Caracas... y eso me encanta.

Ya basta de caraqueñizar a Venezuela. Las agrupaciones LGBTI del resto del país se han ido consolidando y montando eventos en el mes de junio.

Sobre este mes, comparto tres comentarios. No son nuevos, pero los reitero.

1
Deberíamos hacer un esfuerzo para encontrar fechas y efemérides sexodiversas más cercanas a nuestra realidad.

En Chile y Argentina, celebran el mes LGBTI en agosto y octubre. Estas fechas coinciden con fechas relevantes para ellas y ellos. Por ejemplo, los chilenos marchan en agosto para conmemorar el incendio provocado por la policía en una disco de ambiente.

En Venezuela, deberíamos buscar nuestras fechas. ¿Cuándo se crea el primer grupo LGBT? ¿Cuándo se abre la primera disco de ambiente? ¿El nacimiento de un activista o figura pública sexodiversa? ¿El primer caso de SIDA en el país? ¿La fecha de un crimen de odio?

2
Creo que se preparan muchas actividades para junio y el resto del año suele haber un silencio en materia de activismo. La idea sería tener un cronograma nutrido de eventos durante todo el año, no solo durante junio.

Esta concentración de actos en un solo mes, provoca que muchos coincidan en día y hora. Por ejemplo, el próximo sábado hay 5 actividades sólo en Caracas. Cinco. Eso le resta efectividad y poder de convocatoria al movimiento LGBTI.

3
Lo último. El colectivo LGBTI no ha logrado difundir adecuadamente lo que organiza. De todas las actividades que hay para junio, sólo una pequeña parte se conoce con antelación.

Eso nos habla de improvisación y también de nuestra incapacidad para promocionar con tiempo lo que hacemos.

Como colectivo nos hace falta reunir esta información y difundirla por nuestros canales habituales. Eso requiere coordinación y trabajo en equipo.

Desde el 2008 organicé varios cronogramas con las actividades que me enteraba. Los dos últimos años, ese cronograma iba acompañado con otra información valiosa. Este año no lo podré hacer porque ando sin computadora.

"Si la tecnología se opone, no podremos luchar contra ella", al menos por este año. Ojalá las organizaciones envíen con tiempo el cronograma de sus actividades y desde esta bitácora me comprometo a publicar todo lo que me llegue.

¡Feliz mes por el respeto a la diversidad sexual!