lunes, 9 de octubre de 2017

"Nicolás tiene dos papás" de Leslie Nicholls


Esta historia nos llega de Chile. En el año 2014, la investigadora social Leslie Nicholls escribió el cuento infantil "Nicolás tiene dos papás". Cuenta el día a día de un niño que crece en una familia homoparental. Acá puedes ver la historia en Youtube.



El lanzamiento de la edición impresa fue organizado por la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji) en la Universidad de Chile. Además contó con el apoyo y financiamiento de la Unión Europea, el Reino de los Países Bajos y el Servicio Nacional de Menores.



Movilh declaró que “éste es un momento histórico para el respeto de las familias diversas. En los 90 llegamos a las universidades, en el 2002 a la Enseñanza Media y en el 2008 a la Básica. Hoy gracias al respaldo de muchas instituciones que creen en esta causa y confían en nuestra trayectoria llegaremos a los jardines infantiles”.

Acá puedes escuchar una entrevista con la autora del cuento, Leslie Nicholls.


El rollo es que la extrema derecha pinochetista y los fanáticos religiosos de Chile pegaron el grito al cielo. Ellos dijeron que este cuento pretendía "homosexualizar" a sus hijos, y explotó la polémica en el Congreso y en los medios de comunicación. ¿Debía o no debía permitirse leer este cuento a los niños sin la autorización de los padres?

En el fondo del debate lo que persiste es la homofobia más grotesca, pero los fachos disfrazaron sus argumentos hablando del bienestar del niño, y del derecho de los padres a decidir sobre su educación.

Acá les dejo un debate en televisión sobre esta polémica. Indefendible la posición del político de la UDI.



La homofobia no se quedó en los medios. Los pinochetistas fueron a la justicia y demandaron a la Junji.

El demandante Igor Aros alegaba “que el cuento atenta contra la estabilidad psíquica de su hija de tres años y violenta el derecho preferente de los padres de educar a los/as niños/as”.

Para el presidente del Movilh, Ramón Gómez, esta demanda se basa en dos falsos supuestos: primero, que la Junji distribuye el cuento en los jardines de infancia; y segundo, que el cuento será leído a menores de edad sin el consentimiento de los padres.

Más allá de esta polémica estéril, celebro que nuestros compas chilenos se hayan atrevido a editar este relato. Creemos que hemos avanzado mucho como sociedad, hasta que nos topamos con estos cavernícolas.

También este caso nos demuestra el núcleo duro de la homofobia. Más temprano que tarde, debemos incluir contenidos respetuosos de la diversidad sexual, en todas las etapas de los pensa educativos. Hasta que no logremos ese cambio estructural, el sistema educativo seguirá reproduciendo los estereotipos y prejuicios en torno a las personas sexodiversas.