miércoles, 14 de mayo de 2014

Iniciativas uruguayas para la población transgénero


La población transexual es una de las más vulnerables ante la discriminación y la intolerancia. Muchas/os se retiran del sistema educativo por el maltrato y el bullying. Muchas/os son expulsados de sus casas, muchas/os no tienen derecho a un trabajo digno. Para las mujeres transgéneros, la prostitución termina siendo el único medio de supervivencia.
1
Por eso, me gustó esta iniciativa. El Ministerio de Desarrollo Social de Uruguay abrió un concurso para contratar sólo para personas trans. Tenían seis puestos vacantes y acordaron contratar exclusivamente a personas trans. Además los empleados estarán en cargos de portería, es decir, serán visibles a la sociedad.

Esta es una forma efectiva de ir saldando la deuda social histórica con la población transgénero.

Les transcribo unos párrafos de Andrés Scagliola, responsable de las políticas sociales de este ministerio uruguayo. “Son tres categorías que integran este grupo excluido y discriminado. Es una población que por su identidad de género sufre una discriminación que arranca en la expulsión familiar, la desafiliación educativa y las dificultades para acceder al trabajo formal, las cuales en el 95% de los casos condenan a estas personas al trabajo sexual, no como una elección sino como salida de supervivencia".

"Intentamos con este mecanismo corregir esto. Hoy lo socialmente esperado para una persona trans es dedicarse a la prostitución. Esto intenta transmitir el mensaje de que otro tipo de vida es posible”.

2
Otra idea, también del Ministerio de Desarrollo Social de Uruguay, es incluir a la población transgénero en los beneficiados de una tarjeta social. Esta tarjeta les permite acceder a 47 dólares mensuales en alimentos y artículos de limpieza. Está dirigida a personas de escasos recursos. Se estima que en Uruguay hay entre 1.200 y 1.500 transgéneros. De ellas y ellos, 576 ya habían tramitado esta tarjeta social.

Otra de declaración de Andrés Scagliola, sobre la tarjeta social de Uruguay. "Este beneficio es un reconocimiento a quienes han sido expulsados desde el propio Estado o han recibido desde el Estado una visión meramente sanitaria o represiva. Queríamos enviar la señal clara de que eran sujetos de derecho y que por tanto las políticas sociales se hacían cargo".

3
Además, esta política pública ha permitido obtener información sobra la población transgénero beneficiada. Acá unos datos de las 576 personas trans que recibieron la tarjeta social de Uruguay.

+ 69% de los trans que tienen ayuda del Mides no terminó ciclo de educación básica
+ De ese universo 12,2% no terminó primaria; 30,6% sí pudo concluir primaria pero no siguió estudiando; 25,6% llegó a bachillerato, pero no pudo concluirlo.
+ Del total, apenas 4,5% terminó secundaria, 2,8% entró en la universidad y solo 0,02 la terminó.
+ Sobre las edades: 30% tiene entre 18 y 29 años; otro 30% tiene entre 30 y 40; el 24% tiene entre 41 y 50 años, y el 16% tiene más de 51.
+ Lugar de procedencia: La mayoría son de Montevideo (217). Luego 48 son de Rivera, 44 de Canelones y 40 de Salto.

Andrés Scagliola: "De la información de la solicitud de la tarjeta se desprende algo que intuíamos sobre la realidad de las personas trans: la alta desvinculación educativa, los problemas vinculados a la salud y la dedicación al trabajo sexual",

"Esta tarjeta es un modo de generar un vínculo para tener información sobre esta parte de la población, porque la base de datos que tiene la tarjeta es la más importante que tiene el Estado sobre la población trans".

¿Hasta cuándo será este beneficio?
Andrés Scagliola: "Una vez que la población supere esta situación de exclusión y veamos un cambio en las prácticas discriminatorias se retirará la tarjeta, pero se hará cuando haya una plena inserción de esta población".

Excelentes políticas públicas promovidas en Uruguay. Felicitaciones a Andrés y el resto de su equipo.