martes, 9 de julio de 2013

Primer escándalo de pedofilia que podría manchar al nuevo Papa Jorge Bergoglio

 
Surge el primer escándalo que involucra al nuevo Papa Francisco. Se trata del caso de esta mujer Beatriz Valera y su hijo Gabriel. Él fue violado a los 15 años por Rubén Pardo, el sacerdote católico de su comunidad.

Ellos tuvieron que esperar 11 años para que la justicia diera un fallo. Por primera vez en la historia de Argentina un tribunal considera cómplice a la Iglesia Católica y la obliga a indemnizar a la madre y al hijo. Se trata de un fallo histórico.

La decisión la tomó la Cámara de Apelaciones del municipio de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires. El obispado católico de Quilmes deberá pagar más de 23 mil euros por el daño moral que causó el encubrimiento de la violación de este adolescente.


Largo proceso
Gabriel fue violado el 15 de agosto de 2002 por este sacerdote. Le contó inmediatamente a su madre y pusieron la denuncia ante Luis Stöckler, el obispo de Quilmes de esa época.

"En principio se mostró consternado, pero con el correr de los días no mostraba decisión de tomar alguna medida", declaró la madre al diario argentino Página 12. El obispo Luis Stöckler "intentó minimizar el hecho, diciendo que yo tenía que ser misericordiosa con las personas que eligen el celibato por vocación porque tienen momentos de debilidad".

La madre se dirigió al tribunal eclesiástico, "cuyo presidente no quiso tomarme la denuncia", y en donde quince días después la entrevistaron cuatro curas "que me sometieron a un interrogatorio humillante, con preguntas lascivas y tendenciosas, poniéndome a mí en el lugar del victimario, cuando ellos tenían certeza de que el hecho había ocurrido porque el abusador había admitido el hecho a las 96 horas ante su obispo, que lo amonestó".

 
Nexo con Bergoglio
Beatriz también fue a la curia metropolitana. Esa era la residencia del exarzobispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio, el actual papa Francisco. De allí la quisieron expulsar con personal de seguridad. La madre afirma que "Bergoglio, estaba al tanto de la denuncia".

¿Sabes qué hicieron con este pedófilo con sotana? Lo enviaron a una casa de la vicaría del barrio de Flores, dependiente del Arzobispado de Buenos Aires, presidido por el actual Papa Bergoglio.

Beatriz continúa: "En la Iglesia todos saben y todos callan, así que todos son cómplices. (...) Bergoglio estaba al tanto de esta denuncia. (...) Nadie se instala en una vicaría sin la autorización del arzobispo. Ése es el compromiso de Bergoglio: de la boca para fuera. (...) Ante casos de pedofilia, la Iglesia actúa encubriendo, con hipocresía, con mentiras, con complicidad y sin compromiso ante Dios y la sociedad. Todos saben y todos callan, así que todos son cómplices. Y encima es una institución reverenciada por la sociedad".

Por ahora, la prensa latinoamericana ha silenciado el caso de Gabriel. Están en la luna de miel del Papa Francisco. Seguramente ventilen este caso cuando sus intereses se lo dicten.

No al silencio
A Beatriz intentaron callarla varias veces. El sacerdote pedófilo murió en 2005 y la iglesia intentó engavetar el caso. El expediente desapareció por dos años, pero Beatriz tiene una voluntad inquebrantable.

Su hijo Gabriel tuvo un intento de suicidio, estuvo en una clínica psiquiátrica por esta violación. Ella dice algo que es cierto, "con ningún dinero compensarán lo que hemos padecido".

Ahora Gabriel tiene 25 años. Él contó su testimonio al diario español Público. "Tenía pesadillas, no me podía dormir. A veces sentía culpa por lo que había pasado, que es lo que buscaba la Iglesia diciéndole a mi mamá que ella había inducido eso o que yo había provocado a esta persona [Pardo] para que sucediera. (...) Hay que actuar porque mucha gente tiene miedo o vergüenza a denunciar". Uno de los momentos más difíciles fue cuando se perdió el expediente: "Sentía que habíamos perdido, y que tantos años de lucha y desgaste eran en vano".

Con el apoyo de su madre, hermanos y los psicólogos, Gabriel ha podido salir adelante. Entendió que él no era responsable de lo que había ocurrido. "Hay mucha gente que no denuncia porque tiene miedo o vergüenza al qué dirán por querellarse contra una persona con investidura. Por eso hay que actuar". Gabriel ya no se considera católico y está intentando tramitar su apostasía.

Un nuevo caso de sacerdotes pedófilos
Poco después de este fallo, Beatriz recibió una llamada telefónica. Ella explica: "Hay dos sacerdotes que fueron trasladados a la Arquidiócesis de Córdoba [en el centro del país] cuando hice la denuncia. (...) El viernes me llamó una madre desgarrada porque su hija de 4 años había sido violada por estos dos curas, que todavía trabajan en una escuela. Tenía fisuras anales, hay fotografías de ella y de otras compañeritas. Y otros niños están todavía en riesgo".

La madre de la niña violada no ha querido que trascienda la identidad de su pequeña. Hizo la denuncia siete meses atrás y los dos sacerdotes siguen trabajando en esa escuela con niños. Beatriz es contundente: "Esto es una red de pedofilia, porque la maestra no es ajena al hecho de que tres o cuatro nenas desaparecen del recreo y aparecen más tarde. Eso se llama encubrimiento".

Si quieres conocer más de este caso lee la nota "El Papa encubrió al cura que abusó de mi hijo" de Ana Delicado del diario español Público.