viernes, 30 de noviembre de 2012

¿Ya conoces a la Delfi, el reguetonero gay? Acá su éxito "Toy mojá"



Este video me lo recomendó un compañero de trabajo. Aunque suene raro, él es heterosexual. La Delfi es un reguetonero abiertamente gay, con mucha pluma, mucha lentejuela, mucha calle y me encaaanta. El video es comiquísimo. No es apto para plumófobos ni intolerantes.

Seguramente algunos dirán que la forma de actuar de la Delfi es ofensiva, dirán que responde al estereotipo de la marica loca, fuerte y marginal. Dirán que ese tipo de personas le hace daño a las luchas del colectivo LGBTI, que refuerza la idea que tiene el resto de la sociedad sobre los homosexuales, etc, etc, etc.

Yo creo que en el fondo de esa crítica hecha por los propios homosexuales y lesbianas, hay mucha homofobia internalizada, mucha plumofobia, mucha intolerancia soterrada. Según ellos, "uno puede ser gay, siempre y cuando seas serio". El problema no es ser maricón, sino que se note.

Me limpio el culo con ese tipo de respeto. Como dice nuestra compañera Diana, una argentina que estuvo un tiempo en Venezuela, "somos malos y podemos ser peores"

Incluso he llegado a escuchar esto de supuestos activistas sexodiversos. Muy pocos se quieren reconocer en la imagen de la marica fuerte, loca y marginal. Según estos intolerantes, los gays no somos así, eso es un estereotipo creado por la sociedad para hacer de los homosexuales un chiste, una parodia. Es decir, que las maricas fuertes, pobres y escarchadas no existen. Son un invento de los heterosexuales.

Difiero profundamente, porque hay homosexuales como la Delfi. No me refiero a las y los transexuales, hablo de gays y lesbianas que deciden romper con las reglas de género de su sociedad. Decir que la imagen que proyecta la Delfi perjudica nuestra lucha es sencillamente revelar nuestra homofobia interna... porque "se puede ser marico pero sólo si eres serio, sólo si no se te notan las plumas"

Hoy celebro todo lo escacharrante, cutre e irreverente de la Delfi. Luchar por una sociedad más respetuosa de la diversidad sexual, implica respetar a la gente como la Delfi, si no es un discurso vacío y pura habladera de paja.