martes, 25 de octubre de 2016

#VoudeSaia, creatividad e idealismo juvenil en respaldo a una amiga transgénero


1
Esta historia me encantó. Ocurrió en el colegio Pedro II de Río de Janeiro en Brasil. En septiembre de 2014 las autoridades de la escuela sancionaron a una estudiante transgénero por asistir a clase vestida con falda. El colegio la obligaba a ir en pantalones. Ella se negó, fue vestida en falda y la sancionaron.

¿Sabes qué hicieron sus compañeritos de clase? Se solidarizaron con ella, y los varones fueron a clase vestidos en falda. ¿No es un gesto hermoso? Arriba la foto.

2
La protesta de estos jóvenes llegó a las redes sociales con la etiqueta #VoudeSaia, que significa "Voy de falda".

El periódico local "O Día" se acercó a la escuela y tomó declaraciones de la joven transgénero, sus compañeritos de clase y el director.

3
La adolescente agradeció la solidaridad de sus compañeros. "En mi colegio es donde me siento más protegida y por eso sentí ganas de expresar mi libertad". Ella tiene genitales masculinos, pero es una jovencita transgénero. 

"Espero que esta protesta pueda servir como ejemplo para que nadie más sea discriminado. La primera cosa que el colegio dice es que te acepta tal y como eres", agregó.

Uno de los participantes de la protesta dijo: "Las personas tienen derecho a expresarse. Cada uno es dueño de su nariz y se debe vestir de la manera que quiera. Esto no ofende a nadie".

4
No todo es color de rosa. Algunos jóvenes cavernícolas también declararon al diario local. Acá uno: "Es una regla del colegio y la tenemos que respetar. No es cuestión de prejuicio, los uniformes son diferentes por cuenta del género y no de la opción sexual". Me huele que el "cuadrado" será un feliz militante del Opus Dei.

5
Afortunadamente, al director de la escuela no le gusta tanta atención pública. Para evitar un escándalo mayor, dijo que la escuela evaluará flexibilizar sus normas sobre el vestuario.

"La opción sexual no es importante para nosotros, todos los alumnos son iguales. Sin embargo, el uniforme determina indumentaria masculina y femenina. El colegio estudia un nuevo manual de convivencia".

6
¿Por qué reseño esta historia? ¿Qué me flechó?

Primero, estas muchachas y muchachos de bachillerato vieron una injusticia y protestaron. Eso es inspirador.

Segundo, se trata de una acción sencilla (ponerse falda) pero con un impacto simbólico poderoso. La protesta se viralizó en las redes sociales, la prensa local la reseño y la noticia superó las fronteras brasileñas.

Tercero, este caso demuestra que no hace falta el megapresupuesto, la infraestructura y contratar a un gentío, para hacer una actividad/protesta que tenga impacto en tu comunidad inmediata y en la prensa.

A veces escucho a algunos activistas LGBT de Caracas diciendo que no se puede hacer nada si no tienen presupuesto, voluntarios o sedes. Estos estudiantes brasileños les demuestran que para hacer cosas solo hacen falta ganas y creatividad.