domingo, 20 de marzo de 2016

Si tuviese más valor

Si tuviese más valor, te iría a buscar en este momento y te besaría… por horas. Te llevaría a mi casa, buscaría el sofá más cómodo, te acercaría a mí y te besaría toda una tarde.

Si tuviese más valor, te diría que cuando te veo mi corazón sonríe; cuando llegas, mi espacio se llena de luz.

Si tuviese más valor, te diría que a veces cuando te toco, tu piel me da corriente.

Si tuviese más valor, te diría que no confío en ti. Ya me dijiste que has cambiado, pero al menos yo sería honesto y te diría que no te creo.

Si tuviese más valor, te diría que eres hermoso. Seguramente debes estar cansado de escucharlo de otras personas, pero yo no te lo he dicho. No me he dado permiso.

Si tuviese más valor, te secuestraría un fin de semana, llevaría películas, cotufas, helado y vino. Bebería mucho y cuando el alcohol haya hecho su efecto, te diría que soy un desastre afectivo ambulante, un juguete roto, inservible, que soy los pedazos regados de lo que una vez fui. Ebrio, te diría que lo más sensato que alguien puede hacer es no involucrarse conmigo. Pero si a pesar del consejo, te quedaras conmigo, sería feliz por un momento.

Si tuviese más valor, te diría todo esto mirándote a la cara, pero ahora mi dosis de coraje sólo me permite escribirlo.