jueves, 5 de marzo de 2015

Apuntes de un lector


En 2010 cumplí 30 años. El número no me gustó. Me deprimí un poco, lo confieso. Mi manera de darme cuenta de propia mortalidad fue a través de mi biblioteca.

Pensé que quizás había comprado más libros de los que podría leer en toda mi vida. La idea me asustó, así que comencé a leer más y comprar menos.

Acá los apuntes de mi año lector.

1
Cincuenta títulos en cincuenta y dos semanas. Nada mal.



2
Comencé con Rayuela de Cortázar y terminé con un texto de Federico García Lorca, Medio pan y un libro, el discurso que él dio cuando inauguró la biblioteca pública de su pueblo natal Fuente Vaqueros. Hermoso texto.

No me gustó Rayuela. El personaje principal era inmamable y me recordó tanto a un ex, que terminé la novela con mucho esfuerzo. Veía a la Maga y le decía (me decía): “Estúpida, ¿cómo lo soportas? Mándalo pal carajo. ¡Sal de ese karma!”. Asuntos personales. :)



3
Mi libro favorito fue “Gabriel García Márquez: una vida” de Gerard Martín y su biografía del Gabo. Excelente investigación. Entendí mucho de sus novelas y cuentos. Solo diré que el Gabo fue un niño abandonado.


4
Descubrí autoras y autores que me gustaron y quisiera leer más de ellas y ellos: Ryszard Kapuscinsky, Elena Poniatowska, Eduardo Galeano, entre otras y otros.

De Kapuscinsky leí “El Mundo de hoy”. Una compilación de artículos, extractos de sus diarios de viajes, entrevistas, conferencias, etc. Excelente análisis.

“El descubrimiento de América que todavía no fue y otros ensayos” de Eduardo Galeano me encantó. En la Feria del Libro de Caracas de 2010 conseguí varias obras de él. De ese nuevo lote, ya me leí “Ser como ellos y otros artículos”. Galeano escribe muy sabroso.


5
Haciendo el balance, me hubiera gustado leer más sobre América Latina.

En mi nota mexicana devoré “Historia mínima de México” del Colegio de México; “México breve historia contemporánea” de Alicia Hernández Chávez del Fondo de Cultura Económica; y por último, Historia de México de Brian Hamnet de la Universidad de Cambridge. Terminé con la novela “El tren pasa primero” de Poniatowska. Fascinante. La historia de los ferrocarriles y sus hombres.

6
Para cerrar, el peor libro que leí el año pasado. “Sexo en mi pueblo”, de Leo Felipe Campos. No me gustó nada. Pensé que serían relatos eróticos con sabor venezolano y terminó siendo una serie de textos planos, sin brillo, a veces sólo descriptivos. Si lo ven, no lo compren. No gasten esos reales.