lunes, 15 de septiembre de 2014

Universidades y diversidad sexual ¿qué podemos hacer?


A veces las universidades suelen ser como burbujas frente a la realidad social.

1
Recuerdo cuando participaba en Contranatura, un grupo de estudio de la diversidad sexual de la UCV en Caracas. Dentro de la universidad, yo me sentía protegido. Sentía que había un ambiente tolerante y respetuoso hacia las personas LGBT. Me la pasaba tomado de la mano con los noviecitos de turno y nunca me agredieron o atacaron por eso.

Si yo me hubiese basado en el ambiente de la universidad, hubiese creido que Venezuela era uno de los países más tolerantes del mundo. Eso no es cierto. Hay discriminación, hay crímenes de odio, hay homofobia de los cuerpos policiales, hay lugares donde te despiden por ser LGBT. Como en otros países del continente: hay espacios de respeto y otros de discriminación.



2
Los espacios educativos suelen ser más abiertos a las diferencias. Es como el mundo de la cultura. Los homofóbicos en el ballet o el teatro realmente son minoría.

Por eso creo que estos espacios, académicos y culturales, son lugares privilegiados para promover la construcción de una sociedad más justa y respetuosa.

3
¿Qué se puede hacer desde una universidad a favor de la diversidad sexual? Acá dos ejemplos.

La Universidad de Chile dicta la carrera de Trabajo Social. En los últimos años hubo un proceso de revisión y actualización del pensum de esta carrera. Ahora incorporaron en su nuevo currículum los temas de la diversidad y la no discriminación.

Es un paso superimportante. Los nuevos trabajadorxs sociales formados con este pensum tendrán una visión más amplia del tema. No digo que no vaya a haber más trabajadores sociales homofóbicos en Chile, pero este es un paso importante para comenzar a erradicar la discriminación de manera estructural y permanente en el tiempo.

En ese procese de actualización, la Universidad de Chile contó con la asesoría del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de Chile, el Movilh.

4
Desde 2013 la Universidad Federal de Ceará en Brasil permite que las personas transgéneros puedan usar su nombre social en los documentos académicos y administrativos. La resolución fue aprobada por unanimidad por el Consejo Universitario en octubre de 2013.

Ahora los estudiantes transgéneros tienen su nombre social en el carnet estudiantil, las listas de clases, y otros documentos. A su nombre social, le sigue el nombre del registro civil entre paréntesis. Recordemos que en Brasil todavía no hay una ley de identidad que garantice a las personas trans disfrutar de su derecho a la identidad.

Sin embargo, la Universidad de Ceará da este paso histórico y se adelanta a una ley que tarde o temprano será aprobada en Brasil.

¿Por qué es importante este paso?
Les transcribo dos párrafos de Nodal: "La inserción del nombre social de transgéneros en los registros académicos y funcionales es un instrumento que pretende garantizar el respeto de los derechos humanos, combatiendo los prejuicios y la intolerancia en la institución. Según el Rector de la UFC, Prof. Jesualdo Pereira Farias, “la Universidad siempre está procurando comprender y adoptar medidas para todo tipo de inclusión y no debe admitir forma alguna de discriminación".

"La Directora del Centro de Humanidades, Profa. Vládia María Cabral Borges, elogió la iniciativa. Dijo que fue testigo de varios casos de desconcierto entre los alumnos transgéneros de la institución en sus actividades rutinarias, como la respuesta a lista de presencia. Veo a estudiantes que sufren a diario por tener un nombre que no coincide con su identidad y estoy contenta al ver aprobada esta resolución”, dijo".