miércoles, 2 de julio de 2014

El náufrago


Hace unos años leí Dos Cubalibres del cubano Eliseo Alberto hijo. Su padre era poeta. Hay poesía en su prosa. Murió en el exilio, en México. Les regalo algunos párrafos.

“La nostalgia es una granada que no mata a la primera detonación”

“Un hombre sin país es un náufrago. (…) Opinar desde el exilio se parece a gritarle al horizonte o a la luna. Rebota el eco. El murmullo del silencio se mezcla con el rumor de la marea. Uno acaba ronco, desbaratado y lo que es peor, indiferente. Apenas queda el consuelo de lanzar algunos mensajes en botellas. El mar se traga los frascos. El mar es un saco roto. La luna ni se entera. De equinoccio en equinoccio llega una respuesta, un saludo, una crítica, un insulto que se agradece, una descalificación, un adiós”.